Barcelona | Un necochense cerca de la tragedia

Una camioneta del ISIS se apoderó de la Rambla y arremetió 7 cuadras zigzagueando dejando un saldo de catorce muertos y un centenar de heridos en un atropello masivo en el corazón de la capital catalana.
En una conversación telefónica desde Barcelona el necochense Fernando González brindó detalles del ataque terrorista en el programa radial Tres maneras de volcar un barco y luego en Vine por el Aviso de Maestra 97.3.
Agosto es el mes de mayor turismo en España y Barcelona una de las ciudades que más gente recibe, con una población estable de 2.5 millones los catalanes se enfrentan a la marea de 8 millones de turistas por año.
La rambla era un hormiguero y a esa hora estaba repleta.
Fernando al momento del atentado se encontraba a unas diez cuadras del lugar y todos los días pasa dos o tres veces por la rambla para ir a su trabajo.


En el día de ayer él pensaba ir a la inauguración de un local a pocos metros del atentado, pero a último momento decidio no asistir al evento.
Ante la consulta de cómo pudieron ingresar los atacantes a un sector vedado a los vehículos Fernando contó que la camioneta ingresó por Plaza Cataluña, un lugar repleto de Policías y con unos pilotes de hierro que sirven para impedir la entrada de vehículos, “han sido muy hábiles y pudieron pasar pese a todo.”
Contó también que el atacante es de nacionalidad Marroquí pero nació en Francia y estaba legalmente en España aunque tenía antecedentes y había estado preso hacia un par de años.
La turismofobia es una consecuencia directa de la abrumadora cantidad de turistas que recibe Barcelona, generando un boom inmobiliario no deseado por sus habitantes. Fernando agregó que no esperaban ser atacados porque hay una comunidad musulmana muy grande y se los trata muy bien, aunque en la playa de la ciudad, la llamada Barceloneta, hay gente protestando contra los mojiteros que son Árabes que venden mojitos de manera ilegal y sin ningún control sanitario.
Según contó Fernando la alerta en Barcelona y el resto de España subió a grado 5, lo que implica que la mayoría de las zonas esten militarizadas.
A la hora de despedirse nos decía que no había que lamentar víctimas argentinas aunque luego se conoció que hubo dos compatriotas que resultaron heridos.