La banda parapolicial de La Matanza: secuestro, protección política y corrupción

La Matanza es uno de los distritos más numerosos del país. Manejado por el peronismo en forma ininterrumpida desde que volvió la democracia en 1983, también es la cuna de un negocio ilegal en el que aparecen involucrados policías, políticos y abogados. Un informe de Periodismo para todos reveló la manera de operar que tenía una banda “parapolicial” desarticulada vinculada a un funcionario de la intendenta K Verónica Magario.

El caso empezó a develarse luego de la detención de seis policías que cometieron un secuestro extorsivo. Todos están alojados en el penal de Marcos Paz. La Justicia federal de Morón empezó a indagar e investigó los vínculos de todos ellos, un civil y el secretario de Protección Ciudadana de La Matanza, Carlos Orsingher.

El detenido se llama Mario Puñales, que es un pastor evangélico. A un paso del juicio oral, el hombre está apuntado de operar en forma ilegal como policía. Él jura que es inocente y que cuando ocurrió el secuestro extorsivo del que se lo acusa, hacía tareas mandadas desde el municipio. Su testimonio ante la Justicia sacó a la luz la oscura trama que hay detrás. “Siempre fui pastor. Yo trabajaba ad honorem para el Municipio. Percibía vales para cargar nafta en una estación de servicio. No soy policía, pero conozco a todos los comisarios de la zona”, recordó.

Uno de los que más recibió denuncias por el accionar de esta banda es Ruben Carballo. El hombre perdió su hijo de 17 años en 2009 durante un recital de Viejas Locas. Desde ese momento, su organización Comisión de Acompañamientos de Familiares de Víctimas denuncia el accionar corrupto de funcionarios y policías de La Matanza. “Puñales manejaba la policía local. Andaba en un auto con una chapa falsa. Muchos comisarios le tenían terror”, acusó.

Además del pastor, hay un comisario mayor en actividad nombrado como funcionario de la Municipalidad. Se llama Roberto “Nico” Zalazar y es el hombre al que señala Puñales. “Está desde la época de Alberto Balestrini en La Matanza. Trabaja dentro del Municipio. Fui montones de veces a esa oficina”, rememoró. 

Carlos Orsingher es el funcionario que estuvo detrás del nombramiento de Zalazar en el cargo municipal. Desde su lugar se apuntaló el accionar de esta banda desde el poder político. La escucha judicial que mostró PPT entre dos jefes policiales de la Policía Bonaerense expuso todas esas relaciones. Esta semana, una movilización en la puerta de los tribunales de Morón pidió la libertad de Puñales. Sus familiares y amigos confirmaron que trabajaba como policía para el Municipio.

Fernanzo Espinoza aparece en escuchas ejecutadas por la Justicia.

 

Un equipo encabezado por Rodrigo Alegre fue a buscar a las dependencias municipales a Zalazar. Fue imposible. Un agente municipal negó que el policía tenga oficina dentro del Palacio, a pesar de que Oringher fue el que lo nombró. Pero otra escucha registrada por la Justicia Federal confirmó el estrecho vínculo entre Zalazar y el exintendente Fernando Espinoza. En el diálogo que está en el expediente, recreado por PPT, hablan de una copia de las llaves. El exmandatario le reprocha un faltante de seguridad dentro del Municipio. “Vos sos el jefe de Seguridad. No yo, gordo”, cierra la conversación.