La banca del hijo de Rodrigo: “Lávense la boca antes de hablar de mi vieja”

“Mi hijo es un caballero y por eso no sale a hablar”, aseguró Patricia Pacheco en el ciclo Secretos Verdaderos. Se refería al reciente y tenso cruce que mantiene con Alejandra Romero, la última mujer de Rodrigo Bueno, quien la acusa de haberse quedado con dinero del cantante y hasta de haber sido quien causó el fatídico accidente en el que murió el cantante y Fernando Olmedo.

Y, aunque Ramiro se mantuvo hasta ahora alejado de las cámaras, se encargó de dedicarle a su madre un emotivo mensaje en las redes con motivo de su cumpleaños. “Feliz cumple, ma. Te amo con todo el corazón. Que seas feliz hoy y siempre. Gracias por absolutamente todo”, escribió el joven que hoy ya tiene 20 años.

Días atrás, cuando la “guerra entre las mujeres del Potro” se emitía casi en cadena nacional, el apoyo del heredero de Rodrigo había sido más contundente aún: “Así es señoras y señores, lávense la boca antes de hablar mal de alguien como mi vieja. Una guerrera, una persona con un corazón de oro y, sobre todas las cosas, una gran madre y mujer. Te amamos, sos lo más grande que hay”.

La génesis del escándalo entre las “mujeres del Potro”

La reciente interna entre las mujeres de Rodrigo volvió a instalar el fantasma de lo que sucedió dentro de la camioneta antes del fatídico accidente que se cobró hace 17 años la vida del cantante y del hijo de Olmedo. Versiones cruzadas y el revelador testimonio de Aldo “Cachi” Pereyra, uno de los ocupantes del vehículo.

Ramiro, Patricia y Rodrigo en la camioneta.

En las últimas semanas, Alejandra, la última mujer de Rodrigo, apuntó de lleno contra Patricia, la madre del hijo del cantante. El cruce tuvo como eje la disputa por las posesiones del “Potro y los celos de un triángulo amoroso que, según el entorno del cuartetero, lo atormentó hasta el momento de su muerte.

Pero fue Marixa Balli, otra de las mujeres que pasó por la vida de Rodrigo, quien sumó más leña al fuego al deslizar que, al momento del accidente, el cantante mantenía una fuerte discusión con Patricia, quien incluso habría “pegado el volantazo” letal. 

“En ese momento de la vida de Rodrigo era todo presión. Lo presionaban por un lado, por el otro lado. No lo dejaban tranquilo. Yo hablaba mucho con él, de temas que a él lo estaban atormentando. Pensé: ‘En algún momento va a explotar’. Él tendría que haber ido al show tranquilo, haber hecho ese show que hizo (en City Bell) tranquilo y haber vuelto manejando tranquilo”, aseguró la bailarina en el ciclo Secretos Verdaderos

Pero esas no fueron las únicas revelaciones de la morocha. “No podés venir manejando y discutiendo, porque no venís concentrado. Cuando vos venís manejando tenso porque venís discutiendo, pueden pasar accidentes, pueden pasar cosas”, deslizó. “No puedo decir con quién estaba discutiendo, pero me lo dijo alguien que estaba dentro de ese auto. Me lo dijo a mí y a Beatriz (la mamá de Rodrigo), el día después del accidente”, sumó. 

Patricia, en vivo desde el ciclo de Luis Ventura, se defendió de inmediato. “No veníamos discutiendo, no pasaba nada. Él se puso nervioso porque no pudo pasar un telepeaje y después se la agarró con la camioneta blanca (que manejaba Alfredo Pesquera)”, resistió la madre de Ramiro, único heredero de “El Potro”.

Rodrigo junto a su última mujer, Alejandra Romero.

Aldo “Cachi” Pereyra, una de las cinco personas viajaban en la camioneta, rompió el silencio y le dio la derecha a Pacheco. “Estaba todo normal, como todos los viajes que hacíamos. Él venía hablando con Olmedo, la “Pato” venía adelante con el nene. Venía haciendo chistes con Olmedo, no hubo ningún problema dentro de la camioneta”, advirtió. “Veníamos lo más bien. Lo único que le dijo “Pato” fue: ‘Guarda, Ro’; porque el otro le frenó adelante. No hubo nunca un manotazo al volante, ni ninguna discusión”, sumó “Cachi“.

Ramiro tiene hoy 20 años y es la imagen de su padre.

Pachecho escuchó todo el testimonio de Pereyra, quien brindó un móvil desde Córdoba. “¿Qué te parece “Cachi” todo lo que me estoy comiendo?”, bromeó. “Sí, que te sea leve”, le respondió. “El ‘Cachi’ sabe que no pasó nada, sabe en el fondo de su corazón lo que me estoy bancando”, reforzó Patricia. “Ya lo sé ‘Pato’, desde hace mucho tiempo”, remató el músico.