Tres décadas de llanto: por qué, según el “Brujo Manuel”, estábamos malditos

Todos intentaban encontrarle una razón que lograra explicar el pobre empate de la Selección Argentina ante Perú. En los taxis, colectivos y en las oficinas todos son DT. “Falta trabajo”, “no saben definir”, “Messi está sólo”, eran sólo algunos de los cientos de interminables argumentos y posiciones. Lo cierto es que nadie sabía a ciencia cierta qué ocurría con el conjunto nacional, que logró la clasificación mundialista en la última fecha y gracias a la ayuda del “Brujo”. Creer o reventar.

La maldición de Tilcara, una historia que toca de cerca al equipo de 1986.

Entre todas estas hipótesis, surge una fuera de toda lógica. La explicación tal vez más supersticiosa sobre el mal andar de la Selección: una supuesta maldición que pesa sobre la celeste y blanca desde el año 1986 por una promesa incumplida de los integrantes del equipo que obtuvieron el campeonato mundial de ese año.

La historia cuenta que, antes del Mundial de México, el equipo de Carlos Salvador Bilardo –sin Maradona ni Burruchaga– decidió entrenarse en la altura de Tilcara, un pequeño pueblo de Jujuy que por aquel entonces contaba con 4000 habitantes, para adaptarse físicamente a esas condiciones.

La cancha donde entrenó la Selección en 1986.

La comitiva se inclinó por utilizar las instalaciones del Club Atlético Pueblo Nuevo y solicitó que el primer equipo de esa institución entrenara junto a la Selección. Entre los integrantes de ese pequeño equipo se encontraba David Gordillo, protagonista excluyente de esta historia.

“Nosotros éramos sparring de la Selección. Yo fui testigo de la promesa”, dice Gordillo a BigBang desde su Jujuy natal. En rigor, el equipo que meses después ganaría el Mundial entrenaba todos los días con la primera de Pueblo Nuevo. “Hacíamos trabajos de pelota y algunos picados”, recuerda.

A la izquierda, Gordillo, testigo de la promesa. 

El pueblo era tan chico que compartíamos todos los días una gaseosa, un café con ellos y en una de esas tantas reuniones, uno de los jugadores –cuyo nombre no recuerdo- pregunta por la Virgen de Tilcara”, agrega Gordillo.

La virgen de Copacabana del Abra de Punta del Corral, patrona de Tilcara, es conocida por conceder milagros a quienes recurren a ella y los jugadores argentinos lo hicieron. Efectivamente, los jugadores la  visitaron y prometieron que si obtenían el campeonato mundial, regresarían a agradecerle. Pero nunca lo hicieron y las versiones sobre una supuesta maldición comenzaron a tomar fuerza.  

La Virgen de Tilcara, donde se realizó la promesa. 

Yo puedo asegurar que la promesa se realizó, pero no puedo decir que la Virgen maldice, yo no comparto eso, se utilizó el nombre de la virgen en muchas oportunidades para esa versión pero no estoy de acuerdo”, aclara Gordillo.

Lo cierto es que la visita, unos años después de Sergio Batista, y el Tata Brown al lugar, da crédito a las versiones. Ambos dejaron allí una réplica de la Copa del Mundo y una camiseta de la Selección. Sin embargo, la suerte del equipo no cambió. Ni siquiera con el mejor jugador del mundo en cancha, hasta la llegada del “Brujo Manuel”.


Foto de apertura: Diario El Día.