En medio de las críticas, Carrió votó y dijo que “reza” por Maldonado

Después de haber logrado casi el 50% de los votos durante las PASO y en medio de críticas por sus dichos sobre Santiago Maldonado, Elisa “LilitaCarrió cumplió con su deber cívico, dejó su documento, ingresó al cuarto oscuro con una sonrisa y emitió su voto en la mesa 773 del colegio Onésimo Leguizamón, Recoleta, acompañada por Diego Santilli, vicejefe del Gobierno porteño.

Carrió votó acompañada de Santilli. 

La diputada de la Nación –que va por una elección histórica en la ciudad de Buenos Aires, con 2.553.787 personas habilitadas para votar- estuvo en el centro de la tormenta en los últimos días por algunos polémicos dichos sobre el artesano de 28 años que apareció sin vida el pasado martes. “Hay un 20% de posibilidades de esté en Chile”, había dicho Lilita.

Consultada por estos dichos, la candidata aclaró que lo dijo de “buena fe” y volvió a pedirle disculpas a la familia. “¿Si me arrepiento de los dichos? Si yo ofendí a alguien, sí. Pero lo dije de buena fe. Solo quería que aparezca con vida. Había una mínima posibilidad y yo confiaba en ella. Lamentablemente no fue posible, pero yo quería su vida”, explicó Carrió.

Al mismo tiempo, se refirió a los sectores políticos que fogonearon los insultos y críticas en su contra a partir de estos dichos y manifestó que en el único que cree es en “Dios”, remarcando que superó esta situación “como siempre, durmiendo y rezándole a Dios. Yo confío en Dios, todo está bien y perdono a todos de corazón. Hace 24 años que la última semana siempre es así”, señaló.

La diputada contó que antes de dirigirse a la escuela tomó un café con Mauricio Macri, ya que por dormir “llegó tarde” al almuerzo pactado en Olivos. “Tomamos un café, porque yo dormí y llegué tarde. Hoy ganó la paz, así que estamos tranquilos. La elección fue tranquila y en paz en todo el país. Uno no puede estar feliz, pero estoy tranquila y con la conciencia en paz”, cerró.

Por último, Lilita se refirió una vez más al caso Maldonado y advirtió: “Yo rezo por él, Dios lo tiene en sus manos. Cuando tenga que hablar, lo voy a hacer y enserio, voy a hablar de todo.