El oficialismo comienza a definir hoy el futuro de Julio de Vido

Julio De Vido  presentó ayer un pedido de licencia en la Cámara baja, horas antes de la reunión de la comisión de Asuntos Constitucionales convocada para el martes 23 para tratar los requerimientos judiciales, y, en paralelo, una seguidilla de recursos legales para evitar su detención en la causa del Yacimiento Carbonífero Río Turbio.

Se sumó también un pronunciamiento de la Sala II de la Cámara Federal porteña, que rechazó por “inadmisible” una apelación de los defensores de De Vido, que pretendían llegar hasta Casación, contra la orden de detención y pedido de desafuero en una causa por la compra de buques con gas licuado.

El interbloque Cambiemos ratificó que hoy buscará emitir dictamen en esa comisión para habilitar el debate el miércoles en el recinto de la Cámara de Diputados y votar en una sesión especial los pedidos de desafuero contra De Vido solicitados por los jueces federales Luis Rodríguez y Claudio Bonadío.

De Vido, tras la salvación.
De Vido pidió licencia a su banca.

Ayer, el ex ministro kirchnerista pidió licencia formalmente -desde hoy y hasta fin de año- ante el titular de la Cámara baja, Emilio Monzó, y presentó además su renuncia a la presidencia de la comisión de Energía de la Cámara de Diputados, que presidía desde marzo de 2015.

Sobre De Vido pesan dos solicitudes de desafuero de la justicia federal: uno por una presunta defraudación al Estado en Río Turbio y otro por sobreprecios en la compra de gas licuado.

El titular de la comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo Tonelli (PRO), opinó que la presentación de De Vido “nada cambia” y que se trata sólo de una “mera maniobra distractiva” porque, bajo licencia, el ex funcionario conservaría de todos modos sus fueros.

Bonadio pidió el arresto del ex ministro.

“La única forma es que deje de ser diputado o que renuncie y que la renuncia sea aceptada por la Cámara”, precisó el titular de la comisión de Asuntos Constitucionales.

El juez federal Luis Rodríguez había solicitado la semana pasada que De Vido fuera desaforado y detenido en una causa en la que es investigado por el desvío de fondos que debían destinarse al mantenimiento y modernización del yacimiento carbonífero Río Turbio y a obras para un tren turístico de la zona.

“Es la privación ilegítima de mi libertad la única motivación que persiguen dichas solicitudes, ya que como señalé más de una vez, en mi caso mis fueros nunca existieron”, advirtió De Vido en el escrito que presentó ante Monzó.

Debate en el recinto

“Les aseguro a todos que la posible afectación a mi libertad personal en estas condiciones donde no existe Estado de Derecho no me desvela. Les aseguro sí que me interesa conocer la trama de corrupción que me pone hoy en este lugar y ante esta persecución feroz y agraviante. Guardo la esperanza de llegar con vida a averiguarlo”, concluyó De Vido en su carta.

Los pedidos de licencia necesitan ser debatidos y aprobados en el pleno del recinto de un debate ordinario, pero el oficialismo aspira lograr esta semana -en una sesión especial- la consagración del desafuero, luego de conseguir hoy dictamen en la comisión que se reunirá a partir de las 16.

Cambiemos ya intentó en julio pasado aprobar la expulsión del diputado kirchnerista del cuerpo, pero la coalición oficialista no logró el respaldo de los dos tercios de apoyos necesarios: consiguió 138 votos a favor y 95 en contra, en un debate que registró además tres abstenciones y 20 ausencias, que resultaron clave para que fracasara ese objetivo.