“Que nunca nos falte, ni tizas, ni crayones”

Por Alejandro Beltran*

Las primeros son con lo cual empezamos a reconocer las primeras letras. Deletreamos las palabras y las “seños” en el jardín nos enseñaban a escribir nuestro nombre. Los segundos son con los cuales nosotros expresamos nuestras primeras obras. Escribimos letras, palabras (papá, mamá, hermana, abuelos, etc) y además expresamos en el arte de dibujar aquello que se nos cruzaba por nuestro Mundo infantil. Dos elementos que nunca deben faltar, como así también edificios en condiciones donde podamos ir a realizar esas actividades. Seguros, limpios, acondicionados para lo que es un establecimiento educativo. Por eso como dice el viejo dicho popular “Lo cortés, no quita lo valiente”

Sí hay algo por lo que los necochenses nos sentimos orgullosos, es porque en nuestro Distrito tenemos cuatro jardines maternales (Acuario, Lassalle, Evita y Barquito de Papel), que pertenecen a la esfera del ámbito municipal. Allí  también prosiguen los niños sus pasos, al pasar a sala de 3 hasta que desembarcan en el primer grado de la escuela primaria. Mientras sus hijos se quedan, bajo la enseñanza de los “seños” y el cuidado de ellas, le dan la chance a muchos papas de poder estudiar y/o trabajar. Acaso la educación es la mejor herramienta para que el ser humano avance, en todo sentido.

Preocupa y mucho, este proyecto que lleva el presupuesto de la Provincia de Buenos Aires, donde le indica a los municipios que deben hacer con ese fondo educativo que les llega. Manda a los Intendentes a que se hagan cargo de reparaciones en los edificios educativos, “sacandose el lazo”, de enviar fondos extras para el arreglo de ellas. Además dicha medida roza la inconstitucionalidad, ya que avasalla contra la “autonomía” municipales.

María Eugenia Vidal, quizás la figura más importante de Cambiemos, con la legitimidad por las nubes, pareciera ser que en esta medida, y en otras que se vienen conociendo a través del presupuesto 2018, sacó una nueva doctrina política: “Vidalirchnerismo”. Sin gritos, ni cadena provincial alguna, sin perder la postura, pero con el mismo fin, el de hacer sentir el poder, le manda a los 135 municipios una serie de “sugerencias” a los Jefes comunales. En sí son pequeños detalles, porque sí no se sigue ciertas reglas te podes quedar sin “salvavidas” en un 2018 que pinta más duro que la semana del hincha de River Plate.

Esta maniobra que utiliza “Mariu” es tan vieja como el “andar a pie”. Victoria amplia, pecho inflado, legitimidad al palo, “Y es un cóctel que no mezcla solo” (Los Redonditos de Ricota). A ello hay que agregarle los pedidos de la Nación, de “Hacer que ajusten”, en clara referencia a las Municipalidades.

Cuando se giraba la plata del fondo educativo, dejaba cierta maniobra para los jefes comunales. En nuestro caso, varios de los aportes iban a Jardines Maternales, el sostenimiento de materiales para los jardines y el boleto gratuito para los estudiantes secundarios de escuelas públicas (Algo que se aprobó y se implementó mucho tiempo antes que lo que se hizo en la Provincia de Buenos Aires). Entre Necochea y Quequén existen cuatro jardines municipales, tres en la cabecera del Distrito y uno en la vecina localidad del otro lado del río que nos une. Allí los niños dan sus primeros inicios en la educación, comienzan el proceso de aprendizajes educativos y de valores, toman el desayuno o la merienda, otros almuerzan, y hasta duermen la siesta, como en su casa, mientras muchos de sus papas tienen la oportunidad de trabajar y/o estudiar. Un derecho vio que han adquirido algunos necochenses, pero eso, son derechos no privilegios.

El Intendente Facundo López puso la voz en alto, y alerta, acerca de esta maniobra por parte del Gobierno de María Eugenia Vidal. La Gobernadora mandó a comunicar que el 80% del fondo en cuestión debía usarse para arreglos edilicios en las escuelas y jardines, ya no solo municipales, sí no además los que corresponden a la Provincia. Hablando en “criollo”, es una manera de ajustar, para comunicar que no habrá fondos extras para este tipo de cosas. En Necochea la plata sí bien no se usaba de manera discrecional, sí existía por parte de la Dirección de Educación de la Municipalidad de Necochea, autonomía para administrar esos fondos.

En el último tiempo vimos como además de lo que ya se explicamos que pasa en los lugares donde funcionan los maternales, también se optó por abrir nuevas carreras: Tecnicatura en Turismo, y la posibilidad de que haya una que tenga que ver con energías renovables. Parece ser que con la medida emanada desde la Provincia de Buenos Aires a los municipios, en Necochea corren peligros los jardines maternales y estas carreras universitarias. Estos que son temas de Estado deberían retumbarle a todo el arco político, incluido a Cambiemos. ¿A caso no es importante lo que se hace en materia educativa desde hace años desde el municipio? Si, claro que lo es, debemos sentirnos orgullosos y defenderlo toda la Comunidad. ¿Hasta cuando los pueblos permanecerán dormidos? ¿Hasta cuando los partidos políticos agacharán la cabeza obedeciendo lo que dicen desde La Plata o Capital Federal? Y no se trata solo de Cambiemos, porque cuando en la era de CFK se decidió realizar un aumento al gas, sin hacer ningún estudio de zonas y demás, desde el FPV local no le entraron ni una mosca a sus dirigentes en la boca…no la abrieron por temor a que dijese Cristina. Hoy pareciera ser lo mismo con María Eugenia.

En épocas de crisis, en cada uno de los hogares se recortan los gastos excesivos. Que las salidas a comer, que alguna pilcha de marca, que un buen vino o un buen perfume, se van tachando de la lista, pero lo que nunca los que somos padres dejamos de comprar son hojas, lapices y libros. Ellos son elementos fundamentales para que nuestros niños avancen, crezcan, se desarrollen y puedan construir una sociedad mejor. Donde nunca le falte a un pibe: vivienda digna, comida, trabajos a sus padres, pero sobre todo tizas y crayones.

*Periodista – Conductor Radial