Policiales
Publicado by admin 17 de mayo de 2019
Tiempo de lectura: 2 minutos, 7 segundos
@diarionecochea


Caso Martin Vitale: “Como mamá lo perdono, de todo corazón”



A Nancy López le ha tocado lo peor que le puede pasar en la vida a una madre, que es tener el infortunio de enterrar a un hijo en un caso que tuvo cierta resonancia en la ciudad porque se trató de un brutal asesinato.
Según la crónica del 5 de mayo de 2018, Martin Vitale ingresó, en apariencia con fines delictivos y lo que es aun materia de investigación por parte de la Justicia, a una quinta situada en avenida 98 calle 155, oportunidad en la que fue ultimado por el sereno de la propiedad de manera despiadada.
Al respecto, Nancy se expresó en el programa radial “Necochea en Positivo” que va de lunes a viernes de 10 a 13 en Cadena Rio 103.1 y Kraken 90,5, ocasión en la que determinó que “tengo seis hijos más y la verdad es que esto nos cambió la vida, porque más allá de todo lo que se dice y que se verá en el juicio, fue terrible ver las fotos en los medios digitales, no había derecho realmente”.
“Mi hijo fue ejecutado de dos disparos, uno con un revólver y otro con una escopeta, y no sabemos porque pasó esto a mayores porque de hecho quien asesinó a mi hijo nunca declaró”, acotó en su relato, al tiempo que resaltó que “ahí hubo un problema de drogas, estoy segura”.
En la continuidad de la nota llevada a adelante por los periodistas Alberto Condenanza y “Pacho” Armanelli, señaló: “Suponemos que lo mataron dos personas porque hay dos impactos de bala de dos armas diferentes, aunque para mi fueron más de dos, incluso, porque le sacaron toda su ropa, documentos y trasladaron su cuerpo a varios kilómetros” y porque “según lo que nos dijeron y mostraron, hubo un disparo a quemarropa y el otro de una distancia más lejana”.
Con respecto al juicio oral que comenzará el 18 de junio, Nancy se esperanzó en que “se sepa la verdad” porque si no es así “me gustaría que los jueces me permitan acercarme (al acusado Fabián Dos Santos) y decirle que como mamá lo perdono, de todo corazón” porque en definitiva “la culpable de todo esto es la droga y nada me va a devolver a mi hijo, y porque además sería algo muy reparador para mí”.
Y finalizó: “Más que en la justicia de los hombres confió en la justicia divina, y si es condenado y le sirve para poder arrepentirse y confesar lo que pasó, bienvenido sea”.