Locales
Publicado by admin 22 de agosto de 2019
Tiempo de lectura: 2 minutos, 17 segundos
@diarionecochea


“Hoy las pibas ya nos identifican como las alertas violetas”


 

El programa Alerta Violeta, que apunta a la prevención contra la violencia de género en horario nocturno, se profundiza cada vez más en el distrito, de la mano de la Secretaría de Desarrollo Humano y Políticas Sociales, más puntualmente desde la Dirección de Políticas de Género.
En este sentido, Lucila y Rocío, quienes trabajan en el campo de acción, brindaron detalles en “Necochea en Positivo” Cadena Río 103.1 sobre cómo se está desarrollando este proyecto en nuestra ciudad, que dicho sea de paso, es de los pocos distritos que lo está implementando.
Al respecto, en nota con Alberto Condenanza y “Pacho” Armanelli, indicaron que “el programa se creó en diciembre pasado a raíz de todos los acontecimientos sucedidos en las inmediaciones de los locales nocturnos, cuando empezaron a salir escraches y denuncias de abusos, sobre todo en la zona del casino”.
“Lo que hacemos es informarles las herramientas con las que cuentan desde el municipio, que muchas veces las pibas desconocen. Y les contamos que, por ejemplo,  hay una línea provincial de emergencia a disposición, que es la 144 y gratuita las 24 horas”, manifestaron luego.
Acto seguido, se remontaron a los comienzos y admitieron que “la primera etapa fue de acercamiento y concientización, e hicimos un trabajo de noche todo el verano, de jueves a domingo. Y cuando la temporada se empezó a ir y la movida ya no era tan intensa, empezamos con un operativo diurno en la zona del parque y la playa, donde conseguíamos una charla más amena, mate de por medio, sobre derechos sexuales, derechos reproductivos, sobre el bullying al que son sometidas muchas veces, de los videos que se viralizan”.
Asimismo, señalaron que “hoy, estamos en las escuelas, tanto en horario de entrada como de salida, donde repartimos folletería y stickers de la Dirección de Políticas de Género para que tengan información y la puedan procesar”, para agregar que gracias a este intenso trabajo “ya nos identifican en la calle como las alertas violetas, y hasta nos invitan a sus despedidas para que estemos en la entrada y la salida, además del acercamiento que ya tuvimos con los distintos centros de estudiantes”.
En definitiva, reconocieron que “la respuesta es positiva por parte de las chicas, y la realidad es que nos escuchan cada vez más y nos agradecen por estar, hay muy buena onda”, al tiempo que enfatizaron que “también hablamos con los chicos porque es algo que nos involucra a todos”.
Para finalizar, esgrimieron que “nunca hemos presenciado nada en vivo, pero nos encontramos con cosas fuertes de las que tratamos de hacernos cargo ofreciendo nuestras herramientas”.