@diarionecochea
Publicado:
13 de junio de 2018

Manuela Begino Lavalle: "Si no sale la ley del aborto va a haber una rebelión popular"




 
Tiene 17 años, es secretaria del Centro de Estudiantes de la escuela Rodolfo Walsh, y expuso en el Congreso durante el debate por la legalización del aborto. Hoy participa de la vigilia frente al Palacio Legislativo Por Gisela Marziotta 13 de junio de 2018  Compartir en FacebookCompartir   Compartir en TwitterTweet

Manuela Begino Lavalle tiene 17 años, es secretaria Centro de Estudiantes de la escuela Rodolfo Walsh y fue una de las mujeres que expuso en el Congreso de la Nación a favor del proyecto de legalización del aborto.

Según Begino Lavalle, hay un sector que "está dando la vida" por esta causa y en caso de que no se apruebe en la Cámara de Diputados "va a ser muy fuerte".

No descartó la reacción de quienes acompañan la causa de la legalización, como tampoco la de quienes se oponen en caso de que se logren conseguir los votos necesarios para que tenga media sanción.

-¿Por qué estás a favor de la despenalización del aborto?

-Estoy a favor no solo de la despenalización sino de la legalización del aborto porque considero que es una realidad en la actualidad argentina, es una realidad que las mujeres abortan y abortamos. Y es una realidad también que las mujeres que tienen más poder adquisitivo lo pueden hacer de forma segura en clínicas privadas, y las mujeres que no tienen tanto poder adquisitivo, las pobres o de clase media baja, no pueden acceder a abortos seguros y terminan realizándose abortos en condiciones precarias, que muchas veces terminan en la muerte.

-¿Cuál es la diferencia entre despenalizar y legalizar?

-Porque despenalizar es aceptar que una mujer podría abortar sin ser penada, pero no tendría un marco legal en el que se insistiera o se clarificara que tiene que ser en un hospital del Estado, y que tiene que ser gratuito, libre, seguro, con determinadas medidas legales, etc.

Hay una presión muy fuerte del Vaticano. María Eugenia Vidal se reunió con el Papa y tuvo una entrevista donde supuestamente se habló de drogas, pero todos sabemos que tuvo que ver con el aborto

-¿Aceptaría un paso intermedio en esta propuesta que hay, una despenalización y no una legalización?

-No. Me parece que si sucede, sucede. Y no es que voy a estar en contra, pero yo voy por la completa legalización que ampare todas las realidades. La realidad de las menores de edad, de las mujeres que llegan a determinada semana pero igual corre en riesgo su vida, etc.

-¿Qué cree que va a pasar en el Congreso?

-No lo sé, creo que es como un minuto a minuto donde hay diputados que se dan vuelta, tanto a favor como en contra.  Me parece que hay una presión muy fuerte del Vaticano, que es real. El otro día María Eugenia Vidal se reunió con el Papa y tuvo una entrevista donde supuestamente se habló de drogas, pero creo todos sabemos que tuvo que ver algo con el aborto… sino sería medio extraño. Pero también está la presión del lado a favor del aborto. Así que hay chances de aprobarlo en Diputados.

-¿Cuál cree que puede llegar a ser la reacción en caso de que no se apruebe?

-Creo que va a haber una rebelión popular. La espero y creo porque me parece que las mujeres, y no solo las mujeres sino los varones de todo el país, hemos llegado a un nivel de concientización del aborto muy profunda, que no hemos llegado casi nunca en otros temas. Y que hay un montón de personas que si bien nunca abortarían y nunca se lo plantearían, están a favor y creen que realmente es una política para la salud de la mujer y que es algo básico que deberíamos tener como derecho. Creo que hay un sector que está dando la vida por este derecho y que si no se legaliza va a ser muy fuerte.

Creo que hay un sector que está dando la vida por este derecho y que si no se legaliza va a ser muy fuerte

-¿Puede llegar a haber algún tipo de violencia? Porque en la vigilia es compartida entre pañuelos verdes y celestes, y cada uno va a estar ahí por su causa.

-Me parece que el sector más reaccionario y violento es el otro, el que se dice Pro-vida y al que yo llamo Pro-aborto clandestino. Los movimientos de mujeres nos hemos organizado y hemos llegado a la conciencia de que en este momento no hay incentivar la violencia en medio de la movilización. Pero también entiendo que hay mucha bronca acumulada de mucho tiempo y que tal vez si el otro sector provoca, no sé qué va a pasar. Yo sé que de mi parte no voy a generar eso o impulsarlo porque entiendo que en este momento no es lo que va, pero no sé sinceramente qué pasará.

-¿Qué le pareció o qué rescata de este período de exposiciones en el Congreso, de debates en los medios de comunicación?

-Yo intervine en el Congreso, me gustaron varias intervenciones en particular, hay una dirigente del plenario de trabajadoras que se llama Vanina Biasi, que me parece que pudo retratar la realidad de la mujer y que pudo expresar la realidad de las mujeres pobres, sobre todo muy interesante. Me gustó mucho las intervenciones de Muriel Santana y Dolores Fonzi. Todas las compañeras pudieron aportar distintos aspectos respecto a esto que sumaban a un todo muy interesante.

-¿Y de quienes se oponen, escuchó algo que le pareciera interesante?

-Escuché a varias y escuché muchos argumentos que no se basaban en realidades, que se basaban en números sacados de lugares que no expresan la realidad de la Argentina respecto de este tema. Escuché mucho argumento religioso, que tiene que ver con la ideología de cada persona que me parece que en este debate no entra. Lo que opina cada uno sobre la vida me parece que acá no va. Es el momento de hablar de mujeres que se mueren, no de vida o no vida, porque me parece que no llegamos a ningún lado.

Me parece que el sector más reaccionario y violento es el otro, el que se dice Pro-vida y al que yo llamo Pro-aborto clandestino

-¿En qué momento tomó esta postura?

-Me acuerdo desde séptimo grado, con mis amigas debatíamos sobre el tema, si estábamos a favor en caso de violación. Y después, hablando con mi papá le planteé que no estaba muy a favor, tampoco estaba muy informada de qué era un aborto, en qué semana se realizaba, y mi papá me dijo algo que me parece que me hizo un click: "No te quiero imponer nada pero yo estoy a favor del aborto porque estoy a favor de que la mujer decida sobre su propio cuerpo". Y ahí me puse a leer más sobre el tema y me informé en serio.

-¿Usted abortó?

-No

-¿Y conoce amigas, compañeras que pasaron por eso?

-Sí, mi madre por un lado. Y tengo conocidas, ellas lo pudieron hacer de forma segura por su nivel adquisitivo, pero yo sé que no todas las personas se lo pueden hacer así.

Mi padre me dijo: “No te quiero imponer nada pero yo estoy a favor del aborto porque estoy a favor de que la mujer decida sobre su propio cuerpo”. Y ahí me puse a leer más sobre el tema

-¿Y cómo lo atravesaron?

-Dolidas, me parece. No soy tan cercana, pero pude hablar con ellas, las contacté. Y sentían mucha vergüenza, innecesaria, porque yo intentaba transmitirles eso. Y mucho tabú, y mucho de no hablar… También es algo tal vez íntimo, o se hace que sea íntimo, porque es una realidad colectiva, hay un montón de mujeres que abortan y no lo dicen. Pero me pareció muy interesante que cuando se empezó a dar este debate una mujer se animó y contó su historia por las redes sociales, y a mí me pareció muy groso, muy valiente eso.

-Está hablando de redes sociales y en redes sociales está muy violento el debate

-Bastante. Me bardean por Twitter pero el debate por redes sirve solo hasta determinado punto. Es el lugar, porque es el espacio en todos lados para hablar de esto, pero a veces me parece que se tira el comentario sin ningún tipo de argumento… me parece vacío.

Si se legaliza de la forma que estamos exigiendo, hay chances de que haya menos abortos, así lo muestran las estadísticas de países donde se promulgó la ley y bajó la tasa de abortos

-Si fuera al revés, si se aprueba ¿piensa que podría haber algún tipo de reacción violenta de quienes se oponen?

-No lo sé, creo que sí. Son sectores muy violentos, agreden y van al golpe bajo, al argumento falso con tal de defender su postura. Y, en realidad, nadie los juzga por tener una postura personal respecto a lo que es el aborto o a la vida, cada uno piensa lo que quiere, se les juzga que en su afán de defender su postura personal le estén quitando el derecho a un montón de mujeres que se mueren.

Manuela Begino Lavalle (Santiago Saferstein)

-¿Qué piensa que puede pasar en caso de que se convierta en ley? ¿Cree que va a haber más abortos?

-Creo que si se legaliza de la forma que estamos exigiendo, hay chances de que haya menos abortos. Primero hay estadísticas de países donde bajó la tasa de abortos, pero si se legaliza con el proyecto de ley de la campaña de interrupción voluntaria del embarazo, especifica en un punto el tipo de educación sexual que queremos para poder evitar abortos. Hay casos en el que el aborto es inevitable, por distintas razones, pero si nosotros damos más atención a la educación sexual, la hacemos laica, científica, con perspectiva de género, que tenga en cuenta la realidad -porque los adolescentes no estamos informados respecto de la sexualidad-, se podría evitar. Llegar a una instancia de aborto es una instancia que nadie desea.

-¿El aborto quirúrgico o el aborto con Misoprostol?

-Lo que la mujer decida pero que siempre haya una voluntad, una decisión y esté la posibilidad de ir a un hospital. Y siempre con un acompañamiento de parte del Estado en un hospital, eso me parece lo importante.