Policiales
Publicado: 07 de julio de 2018
Tiempo de lectura: 4 minutos, 16 segundos
@diarionecochea

El líder de la secta del hotel habría cometido un homicidio en Venezuela


 

El gurú espiritual y lideraba la secta con sede en un hotel de Mar del Plata, que reducía a la servidumbre y mantenía cautivos a sus seguidores habría cometido un homicidio años atrás en Venezuela, país del que es oriundo, según la declaración de uno de los testigos.

El dato trascendió este viernes, poco después de que, junto a los otros tres imputados, el hombre de 72 años se negara a declarar ante el juez Santiago Inchausti.

Debido a que la divulgación pública de su filiación identificaría indirectamente a víctimas de esta banda, la Justicia mantuvo el secreto de sumario y no lo brindó ante las consultas de LA CAPITAL.

Por otra parte, el juez Inchausti rechazó el pedido de excarcelación del gurú, de su ladero -otro hombre venezolano de la misma edad-, una mujer de 66 y el restante miembro de la secta, de 39 años.

Si bien la causa se encuentra bajo secreto de sumario y hay extrema reserva sobre los avances, LA CAPITAL pudo confirmar de fuentes oficiales que el magistrado basó su decisión en que existe riesgo de fuga de los acusados ya que a los cuatro detenidos se les imputa delitos de gravedad como la trata de personas, el abuso sexual, reducción a la servidumbre y tenencia de armas de guerra.

Ante esta decisión de Inchausti, los imputados quedaron a disposición del Servicio Penitenciario Federal: se estima que la mujer podría ser alojada en el penal de Ezeiza, mientras que el destino de los hombres aún no fue definido.

Cada día, más horror

El paso de los días y la ampliación del expediente han servido para conocer con más precisión el alcance de las actividades de la secta que utilizaba como sede el hotel City, de diagonal Alberdi al 2500.

Ejemplo de la gravedad de los hechos es que la primera persona que declaró ante la fiscalía N°1 de la Justicia provincial allá por fines del año pasado fue la hija de líder venezolano. Según pudo saberse, la mujer recién pudo denunciar cuando logró hacerse de su propia hija menor de edad, la que era mantenida cautiva dentro del ámbito de la secta.

Por otra parte, se investigan si existieron abusos sexuales, ya sean esporádicos o como parte de la matriz perversa de la organización. El fiscal Nicolás Czizick junto al juez Inchausti intentan determinar en base a los diferentes testimonios si las mujeres captadas eran sometidas sexualmente por el líder y si a raíz de esos actos sexuales hubo embarazos. También si alguna de esas víctimas fue obligada a casarse con otros integrantes de la secta.

En este momento, la investigación se concentra en la toma de declaraciones de las víctimas. Por ahora se presentaron ante la justicia diez testimonios. Seis son de personas que habían integrado la secta: entre ellas, una mujer que contó haber sido abusada sexualmente por sus integrantes. “Es un caso muy grave y hay un expreso cuidado en preservar a las víctimas”, confió un investigador.

Los otros cuatro testimonios son de personas que fueron halladas durante el allanamiento realizado en el Hotel City. “En algunos casos no se sentían víctimas. Pero sus testimonios fueron importantes para sumar elementos probatorios contra los acusados”, reveló la fuente consultada.

“Si pasa algo, que me maten”

La fiscalía N°1, con la coloboración de la DDI local, entregó a la Justicia Federal la causa en el mes de marzo, luego de que se confirmara que no se trataba de un caso aislado de privación ilegal de la libertad sino de explotación de personas, confinamiento y reducción a la servidumbre.

A esa altura ya se sabía que los principales miembros de la secta tenía una gran afición por las armas de fuego. “Se la dan de yoguis pero les encanta tirar tiros”, dijo una fuente.

Esa información fue enviada como advertencia a las autoridades federales y también el dato que circulaba en cercanías de la secta. Decía que el líder había ordenado que si alguna vez pasaba algo, que usaran las armas y que lo mataran.

Por eso fue que el operativo de la Policía Federal desplegado el martes último se realizó bajo extremas medidas de seguridad y con una irrupción coordinada que evitó cualquier tipo de resistencia.

Vale recordar que ese día fue allanado el hotel City donde las cuatro personas que estaban al mando de la secta fueron detenidas. También otras 10 fueron rescatadas y se cree que el número de víctimas a lo largo de los últimos años triplica esa cantidad.

Respecto al homicidio en Venezuela en el que habría participado el líder de la secta, al no ser vinculante, no se investigó. Sin embargo fue revelado por un testigo que tiene amplio conocimiento de la vida del hombre de 72 años.



Comentarios