Variedad
Publicado: 11 de julio de 2018
Tiempo de lectura: 2 minutos, 24 segundos
@diarionecochea

Localizan restos fósiles de un Lestodon en la zona de Punta Hermengo


 

 El sector ubicado entre el muelle de pescadores y la entrada al bosque  vivero municipal de Miramar se denomina “Punta Hermengo” y en 1908 el sabio, Florentino Ameghino, lo dio a conocer por su gran riqueza en fósiles y valor geológico.

A partir de allí, se transformó en un sitio clave para conocer el pasado de estas tierras y en los últimos días personal especializado del museo local, continuó con los descubrimientos de restos de grandes perezosos gigantes denominados Lestodontes, que tenían unos 5 metros de largo y casi 3 toneladas de peso.

En este caso, aparecieron parte de mandíbula, una tibia, dos vértebras y fragmento de pelvis. “Seguramente serían de hábitos semi acuáticos ya que el sitio fue un antiguo bañado. Estamos hablando de más de 150.000 años”, aseguraron los descubridores a LA CAPITAL. 

Otros de los datos brindados es que, “estos animales eran casi tan grandes como el Megaterio y tenían una boca ancha de la que sobresalían unos molares convertidos en cortos colmillos”.

La particularidad es que se trata una especie no tan común de hallar en otras localidades de nuestro país y en ese sector hay al menos restos de cuatro ejemplares, tres de ellos en el mismo lugar. Además, fueron divisados otros entre la villa balnearia de Mar del Sud y Centinela del Mar pero luego hay pocos registros.

¿Por qué habría tantos en ese sector? Según se explicó a este diario, “era un bañado cuya parte más antigua tiene unos 200.000 años, alimentado por un arroyo desaparecido hace pocos miles de años. Debido a esto su cauce estaba apoyado en estratos mucho más antiguos, de un millón de años, los cuales se pueden ver en parte hacia el sur, ya que al norte fueron tapados por el paseo costanero en los años ‘30.

Otras pruebas de vida

También existen registros de la presencia de seres humanos ya que se localizaron en otras oportunidades, huesos rotos de guanacos de unos 3000 años, con claro indicio de haber sido procesados para su consumo.

Los vegetales, tales como las totoras y algún tipo de alga de agua dulce dejaron sus marcas en el terreno, del cual también se recuperaron restos de peces, cangrejos, fósiles de otros perezosos, mastodontes, macrauquenias, megaterios y hasta huellas del famoso Tigre Dientes de Sable, únicas en el mundo, junto a las de ñandúes y carpinchos.

Por si esto fuera poco, también hay pruebas de los cambios climáticos ocurridos durante esos miles de años, especialmente porque es posible encontrar hasta partículas de seres marinos de hace unos 7000 años, momento en que las temperaturas eran m más cálidas que el presente y el mar posiblemente también estaba a un mayor nivel.

 



Comentarios