Reseña de El Camino: La película de Breaking Bad hará felices a los fans

 

[Reseña sin ‘spoilers’] La película de ‘Breaking Bad’ es todo lo que un fanático de la serie deseaba y una satisfactoria conclusión para la historia de Jesse Pinkman.

Hay quien podrá acusarla de Fan Service, pero la película El Camino: A Breaking Bad Movie — estrenada por Netflix el 11 de octubre de 2019 — es todo lo que un fanático de Breaking Bad desearía. Es un disparo de adrenalina en la yugular de los más apasionados seguidores de la serie y una satisfactoria conclusión para la historia de Jesse Pinkman (Aaron Paul).

 

Vince Gilligan, guionista y director de El Camino, ha creado una película que busca brindar confort al espectador tradicional de Breaking Bad, pero que al mismo tiempo desafía sus expectativas, pues ofrece una historia con algunos giros cuyo desenlace no es posible dilucidar.

El filme usa muchos de los recursos estilísticos de la serie: los ángulos de cámara inusuales y los desplazamientos del eje de la cámara para revelar un elemento inesperado dentro del encuadre, los time lapses del prístino cielo de New Mexico, el meticuloso trabajo del diseño de producción — la decoración geek en casa de Skinny Pete (Charles Baker) es una maravilla, llena de referenciasStar Trek y Battlestar Galactica –, la estupenda selección de canciones de finales de la década de 1970 — como Sharing the Night Together de Dr. Hook — y el humor inesperado.

El Camino: A Breaking Bad Movie es una película para los fanáticos de la serie, una conclusión a una de las grandes interrogantes de su episodio final y un testimonio de que el personaje de Jesse Pinkman era el eje moral del show, aquel que todavía conservaba algo de humanidad en sí y que era capaz de ser redimido.

Fuente: Cnet
Compartí esta nota:

Dejar un comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificación de