Asumió Alberto Fernández: “Vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina”

El nuevo presidente prestó juramento ante la Legislativa junto a Cristina Kirchner.

“Deseo dirigirme a cada argentino que habita esta Patria, mi Patria. No quiero emplear frases gastadas ni artificiales. Quisiera que mis palabras expresen de modo más fiel posible el eco de voces desde la esperanza que millones de compatriotas se han expresado en las urnas el pasado 27 de octubre. Vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina en pos de la construcción de un nuevo contrato ciudadano social”, sostuvo Fernández en el inicio de su discurso.

El flamante mandatario resaltó que ese nuevo contrato social debe ser “fraterno y solidario”.

“Fraterno, porque ha llegado la hora de abrazar al diferente. Solidario, porque en esa emergencia social, es tiempo de comenzar por los últimos para después llegar a todos. Este es el espíritu del tiempo que hoy inauguramos, con sobriedad en las palabras y expresividad en los hechos. Los vengo a convocar sin distinciones, para poner a la Argentina de pie”, subrayó.

Fernández resaltó que para poner “a la Argentina de pie” hay que “recuperar una serie de equilibrios sociales, económicos y productivos que hoy no tenemos” y que “es hora de abandonar el aturdimiento, ser conscientes de las profundas heridas que hoy tenemos, y que necesitan curarse de tiempo, sosiego y sobretodo de humanidad”.

Los anuncios
En medio de definiciones políticas, Alberto Fernández dejó algunos adelantos de lo que serán sus primeras medidas como Presidente. Y el primer tema que mencionó es el de la pobreza.

“Sin pan la vida sólo se padece. Sin pan no hay democracia ni libertad. Por eso la primera reunión oficial de nuestro Gobierno será un plan contra el hambre. El plan integral argentina contra el hambre. Allí todo nuestro gabinete y las personalidades de la sociedad civil que se sumaron a nuestro llamado, comenzaremos la acción que ponga fin a este presente penoso. No sería sincero ante ustedes si no compartiera otra convicción”, sostuvo.

También, mencionó la necesidad de recuperar las economías familiares y las Pymes, así como también las fábricas. Para lo que anunció la implementación de “créditos no bancarios que brinden préstamos a tasas bajas”.

“Sin pan la vida sólo se padece. Sin pan no hay democracia ni libertad. Por eso la primera reunión oficial de nuestro Gobierno será un plan contra el hambre. El plan integral argentina contra el hambre. Allí todo nuestro gabinete y las personalidades de la sociedad civil que se sumaron a nuestro llamado, comenzaremos la acción que ponga fin a este presente penoso. No sería sincero ante ustedes si no compartiera otra convicción”, expresó.

Además, resaltó que “la cultura del trabajo se garantiza creando trabajos formales”. “Pondremos en marcha acciones que faciliten que todos los titulares del salario social complementario puedan insertarse en el mundo laboral y cobrar por su trabajo. Hoy el desempleo afecta a un 30% de los jóvenes. Y aún en tasas más altas a las mujeres jóvenes. Hay más de 1.200.000 jóvenes que no estudian ni trabajan. Debemos garantizar el derecho al primer empleo, a través de becas solventadas por el Estado para que jóvenes se capaciten y trabajen en empresas, pymes, organizaciones sociales y la economía popular y la agricultura familiar”, subrayó.

“Los grandes muros que tenemos que superar”
“Tenemos que superar el muro del rencor y del odio entre los argentinos, el muro del hambre, que deja millones de hombres y mujeres a fuera de la mesa que nos es común. y finalmente el muro del despilfarro de nuestras energías productivas. Estos muros y no nuestras ideas distintas son las que nos dividen en este tiempo histórico”, siguió Alberto Fernández ante la Asamblea Legislativa.

Así, hizo un llamado al diálogo y al consenso, y aseguró que hacía “una invitación a una reflexión conjunta y sincera acerca de este momento trascendental”.

“Superar los muros emocionales significan que todas y todos seamos capaces de convivir en la diferencia y que reconozcamos que nadie sobra en nuestra opinión, ni en su opinión ni en sus ideas ni en sus manifestaciones. Tenemos que suturar demasiadas heridas abiertas en nuestra patria. Apostar a la fractura y al a grieta significa a postar a que esas heridas sigan sangrando. Apostar de ese modo sería lo mismo que empujarnos al abismo”, continuó.

Y agregó: “Lo expreso desde el alma. Tanto a quienes me votaron como a quienes no lo hicieron. No cuenten conmigo para seguir transitando el camino del desencuentro, Quiero ser el Presidente capaz de descubrir la mejor faceta de quien piensa distinto a mí”.

Fuente: Clarin

 

Compartí esta nota:
Suscribirse
Notificación de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios