A los 76 años murió el artista plástico Carlos Regazzoni

Lo anunció su hijo, ex titular del PAMI, en las redes sociales. Fue varias veces reconocido en Francia. Transformando chatarra en arte, se había convertirdo en un personaje convocante de la Ciudad, que en 2015 lo declaró Personalidad Destacada.

Excéntrico, respetado, disruptivo, creador alternativo. Convertía la chatarra en obras de arte y, por su trayectoria y personalidad, se había convertido en un personaje convocante. A los 76 años murió el escultor y pintor Carlos Regazzoni. Estaba internado en el Hospital Italiano -dándole pelea a una enfermedad que enfrentaba desde hacía un tiempo-. En la mañana de este domingo, muchos colegas del ambiente de la cultura lo despedían con pesar en las redes sociales.

La noticia la confirmó su hijo, el doctor en Medicina Carlos J. Regazzoni, quien fue interventor del PAMI durante la presidencia de Mauricio Macri. El Ministerio de Cultura de la Nación lo despidió señalando en un tweet que “hizo del arte una forma de vida” y que “llegó a exponer en las más prestigiosas galerías de Europa”.

Mirá también:  Avanzan las negociaciones con Cuba para traer las vacunas Soberana02 y Abdala

En agosto de 2015, había sido declarado Personalidad Destacada de la Ciudad de Buenos Aires. “Este artista nos demuestra que podemos encontrar belleza en los lugares menos pensados, y que todo nos ofrece una oportunidad para crear”, se había celebrado en aquella ceremonia en la Legislatura.​

Padre de 7 hijos, Regazzoni había nacido en Comodoro Rivadavia. Vivió en Longchamps (Almirante Brown), provincia de Buenos Aires, antes de instalarse en 1999 en un galpón ferroviario de Retiro. Mucho antes, se había formado en la Escuela Superior de Bellas Artes Manuel Belgrano, en esta Ciudad. En Retiro, muy cerca del Barrio 31, montó su taller, El Gato Viejo, que también fue una galería de arte para artistas noveles y donde funcionaba un restaurante que el propio artista atendía. Allí, recibía la visita de colegas y hasta de actores de fama mundial que visitaban el país, como en su momento Antonio Banderas.

Su particular estilo, reutilizando piezas de chatarra, muchas veces con orígenes ferroviarios para transformarlas en esculturas, lo llevó a triunfar en Francia​. Allí se hizo conocido gracias al filme El Hábitat del Gato Viejo, del cineasta galo Franck Joseph.

Mirá también:  El chat de la provincia de Buenos Aires incorpora información sobre el plan de vacunación

Su estilo llamó la atención de la SNCF, compañía ferroviaria francesa, llegando a exponer sus obras en París. En ese país recibió el Gran Premio del 28º Festival de Pintura de Cannes-sur-Mer y participó en la muestra por los 100 años de la historia aeronáutica francesa. Prestigiosos museos, tanto en Buenos Aires como en París, exhibieron sus cuadros.

La última gran exposición pública que protagonizó se inauguró en abril de 2014 en el Paseo de las Esculturas (en la Plaza Rubén Darío, junto al Museo de Bellas Artes). Aquella muestra fue organizada a partir de tres espacios diferentes: “La flota de aviones”, en homenaje a Antoine de Saint Exupéry, “El malón”, en representación de la última gran batalla que protagonizaron los aborígenes, y “Rancho de los esteros”, con representaciones especies autóctonas.

Mirá también:  Un mástil, cuerdas y cañerías: las nuevas imágenes del "naufragio nazi" encontrado frente a Costa Bonita

Fuente: Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.