La comunidad de San Cayetano dejó de aplaudir a sus médicos

Todos los días a las 21 hs. se escuchaban aplausos y ovaciones al personal de salud, pero desde el caso Shaira, el silencio reinante en el pueblo es desolador. Cambiaron los aplausos por silencio.

Toda la comunidad de San Cayetano dejó de aplaudir a su personal médico y de manera silenciosa, realizan marchas para acompañar a la familia Smoulenar Torres en su pedido de justicia y esclarecimiento de los hechos.

Nadie quiere aplaudir. Es que el aplauso representa un gesto de aclamación, reconocimiento y gratitud hacia los profesionales sanitarios en homenaje a su labor durante la pandemia.

El lunes 27 de abril, Shaira, de tan solo 11 años sentía fiebre alta y dolores musculares. Fue ahí cuando la llevaron al nosocomio local y quedó internada. El cuadro de la niña siguió empeorando y a los dos días debieron acudir nuevamente al hospital.

Luego de varias consultas, la nena estaba hinchada y no podía caminar, el doctor Dr. Alí Manuel Rodríguez Infante habría tratado a la chica de “exagerada”. “La mandó a mi nena a ver a la psicóloga del Hospital y cuando la ve, ella le dice a la señora que no estaba loca, que solo le dolía el cuerpo” dijo su madre, Soledad.

“Mi nena ya no se podía parar. Le pasaron suero, le hicieron un laboratorio y en ese tiempo mi nena, que se había tomado a la noche 4 litros de agua y no había hecho pis, falleció”, contó.

El titular de la UFI N° 3 de Necochea, Dr. Guillermo Sabatini, confirmó que el profesional médico venezolano está imputado y procesado por el delito de «homicidio culposo».

La respuesta del intendente de San Cayetano, Gargaglione fue tibia; presentó sus condolencias a la familia, inició un sumario interno y suspendió de manera provisoria al médico Manuel Rodríguez Infante, mientras que toda la comunidad de San Cayetano, ante la falta de respuestas, protesta en silencio.

Compartí esta nota:
Suscribirse
Notificación de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments