Las fronteras entre la libertad de expresión y el derecho a la información

Artista: Sara Wong

El verdadero labor del periodista es resguardar la intimidad de las personas y utilizar la información de manera responsable.

Una pregunta que aparece con frecuencia tras alguna noticia de un hecho delictivo. La gente comenta en los portales de los diarios digitales «Informen bien, den nombres«; «Queremos los nombres«; «Los nombres por favor«.

Pongamos un ejemplo; ¿Qué pasaría si un medio (sin «mala fe») indica el nombre de un implicado en un robo, y resulta que ese dato no es el correcto?

¿Qué pasa con aquella persona que fue nombrada? Sufriría diversas amenazas, escraches, acosos de la opinión pública, y no sólo él, sino su núcleo familiar.

Supongamos que el medio en cuestión es multado y obligado a pedir disculpas públicas, para enmendar el daño; ¿Esto alcanzaría realmente a cubrir el daño moral que sufrió la persona en cuestión?

La respuesta es obvia, por supuesto que no.

Este Derecho, nos protege a todos de ser «acusados» públicamente sin pruebas, y sin un proceso judicial justo. En conclusión, «no ser informados» sobre el nombre de un posible implicado en un hecho, es lo menos que podemos «pagar» a costa de reservar nuestra intimidad y la de nuestros seres queridos.

Otra razón es que, en los partes policiales a veces figuran los nombres y a veces no, cuando estamos autorizados lo hacemos pero sí no estamos autorizados de ninguna manera lo haremos porque esto nos perjudicaría a nosotros.

Ante los insultos, queremos aclarar que es una cuestión de integridad física de las personas y de nosotros.

Los nombres de las víctimas muchas veces están expuestos porque hay personas que se preocupan por ellos y es bueno informar acerca de su estado de salud. Esta es nuestra manera de trabajar y preservar las identidades.

Lo ético es que tanto los medios de comunicación como los periodistas no utilicemos la libertad de expresión y el derecho a la información de forma ilimitada e irresponsablemente, deformando la verdad e inclusive mintiendo, o entrometiéndose ilegítimamente en vidas privadas ajenas.

Compartir
Suscribirse
Notificación de
guest
2 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Basko

Totalmente de acuerdo

Juan Mario Abasto

Muy buena nota