Día Mundial de los Océanos. Cuáles son las especies más afectadas por los residuos en Necochea

Pingüino encontrado en las costas de Necochea | 16 de mayo del 2020

A medida que los desafíos para el océano continúan creciendo, también lo hace la necesidad de soluciones innovadoras a través de personas que las impulsen.

Con ese fin, el tema del Día Mundial de los Océanos de la ONU 2020 es “Innovación para un océano sostenible”. La innovación, relacionada con la introducción de nuevos métodos, ideas o productos, es un término dinámico y fundamentalmente lleno de esperanza.

Una de las formas más eficaces para proteger a la biodiversidad es a través del compromiso de reducir considerablemente los desechos que se generan a diario. Tanto los residuos sólidos urbanos como los provenientes de la actividad pesquera impactan adversamente en el mar argentino, ya que generan consecuencias letales para los vertebrados que habitan en el océano.

La forma en que afecta la contaminación a las especies depende mucho de dónde estén: El Lobo Marino es uno de los animales más afectados, tanto de Necochea como de la costa atlántica; un censo de basura costera 2018 realizado por la Fundación Vida Silvestre en 16 localidades, arrojó resultados preocupantes: en 81 héctareas de relevamiento recolectaron 46.673 piezas de residuos, entre colillas de cigarro, bolsas, restos de nylon, vidrios, telgopor, botellas, tapitad y demás. El 82% del total eran elementos de plástico.

Mirá también:  Cómo seguirá el clima este martes en Necochea y Quequén

Otra especie afectada tanto por la ingesta de plásticos como por los desechos pesqueros son los pingüinos. Pablo García Borboroglu, director de la organización Global Penguin Society, afirma que los pingüinos son especies indicadoras de lo que ocurre en la naturaleza, ya que «tienen características que lo hacen más vulnerable a la alteración de sus hábitats».

El poco tratamiento del monofilamento es otra problemática que afecta a las especies, especialmente a las aves. El monofilamento es el plástico que compone las líneas de pesca utilizadas por los pescadores deportivos. Es muy duradero, no es como una bolsa de plástico que te dan en el supermercado que queda en el mar y que no está preparada para eso. El monofilamento está preparado para quedar en el mar, entonces produce efectos, sobre todo en las aves, en las tortugas marinas y en los mamíferos marinos, que se llama enmallamiento.

Mirá también:  Ola de calor: advierten por riesgo de incendios forestales en Necochea

Las redes pesqueras afectan también al delfín del plata, también conocida como la Franciscana. En Argentina, se encuentra en las costas de Buenos Aires, Río Negro y Chubut, zonas de alta actividad pesquera. Estos delfines, en particular juveniles y hembras con crías, quedan enmallados en las redes de pesca, y mueren ahogados.

Según la Fundación Mundo Marino, 3000 delfines de esta especie mueren por año entre la Argentina, Brasil y Uruguay, y actualmente está categorizada como «vulnerable» en la lista roja de especies amenazadas publicada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés).

Otra especie amenazada por el enmallamiento es la ballena franca austral, que se concentra principalmente en la Península Valdés y en Las Grutas. «Esta especie, como ocurre con el resto de los cetáceos, sufre enmallamientos en redes y sogas de pesca, que pueden provocar la muerte si impiden al animal abrir la boca para alimentarse. También pueden generar heridas cortantes en las aletas, la cola y el lomo», explica Mariano Sironi, director científico del Instituto de Conservación de Ballenas (ICB).

Mirá también:  El básquetbol, de luto: a los 75 años falleció José Ignacio "Polo" De Lizaso

Cabe destacar que las actividades de dragado y eliminación de los materiales dragados para el desarrollo y mantenimiento realizados por el Puerto, también produce impactos a corto y largo alcance sobre los sistemas acuáticos como la degradación de tales recursos marinos como playas, esteros, arrecifes de coral, y pesquerías provocando la ingestión y acumulación de contaminantes en peces y mariscos e incluso la pérdida del hábitat y recursos pesqueros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *