Los gimnasios se unen para solicitar la reapertura de sus actividades

Dentro de las actividades que no están permitidas figura el trabajo en los gimnasios y ello trae una gran preocupación a los propietarios de los mismos por el tiempo que llevan sin poder trabajar, y con la incertidumbre que se suma al no saber cuándo podrán hacerlo. Propietarios, profesores, entrenadores y personal comprometido con la actividad están cansados y decidieron alzar la voz.

Lo gimnasios de Necochea dijeron basta y colmaron las redes con un video donde plantean reabrir su actividad con medidas y cuidados que comprenden desinfección, ventilación, un planificado sistema de gestión y un protocolo.

Los gimnasios alzan la voz.

«Los gimnasios estamos viviendo en forma potenciada la crisis a la que nos arrastra esta medida de confinamiento llamada «cuarentena», cientos de profesionales, familias, proyectos y oportunidades se encuentran sin esperanza ni respuestas.

Los gimnasios juntos de los clubes somos agentes de salud, nuestro rol fundamental contribuye al bienestar físico y psíquico de las personas, los gimnasios actúan como centros de salud preventiva y se convierten en aliados de la salud pública, la actividad física fortalece el sistema inmunológico, aumenta la capacidad metabólica para dar respuesta a enfermedades respiratorias y reduce los niveles de estrés, los beneficios de la actividad física para la salud se observan en el control del peso corporal, una mejor tolerancia a la glucosa, densidad mineral ósea, el perfil el colesterol, etcétera, en definitiva son las peores factores de riesgo que invaden el mundo, en este marco entendiendo la importancia que tiene la actividad física al bienestar de las personas pero sin dejar de lado contexto.

Creemos que nuestro sector posee las condiciones para proveer y establecer un entrenamiento seguro y ordenado, como consecuencia del aislamiento, nuestro sector carece de ingresos, la estructura del costo de un gimnasio se compone básicamente costos fijos, alquileres, sueldos, servicios públicos e impuestos, por lo que un gimnasio cerrado exige el mismo esfuerzo económico fijo que un gimnasio abierto, en la mayoría han requerido un alto nivel de inversión.

Hoy nos encontramos con una absoluta incertidumbre al respecto de nuestro futuro, la situación de todo el sector se ha vuelto insostenible, tenemos un plan, medidas y cuidados que comprenden desinfección, ventilación, un planificado sistema de gestión, un protocolo, queremos estar en esta batalla como estuvimos en otras tantas, un saludo cordial de todos los que componemos esta lucha, esperamos vernos pronto, lo necesitamos y sabemos que ustedes también nos necesitan a nosotros».

 

Compartir
Suscribirse
Notificación de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios