Caso Depierro: el dolor y la angustia en palabras de la viuda

Esta mañana, comenzó en la sala de sesiones del Concejo Deliberante,  el juicio oral y público contra los cuatro imputados de cometer un violento asalto que terminó con la muerte del reconocido empresario Guillermo Depierro.

Entre los testimonios que se esperaban con ansias se destacó el de la viuda, Shelly Jacquier. La mujer comenzó su relato explicando lo sucedido aquel 4 de julio del 2018. Indicó que ella y el difunto habían ido a hacer mandados. Cuando regresaron a la casa notaron que la alarma no había sonado y vieron que en la cocina había gente.

Al acercarse al interior de la vivienda la pareja fue reducida rápidamente los delincuentes que  los tiraron al piso, los ataron (con precintos) y les pidieron un monto especifico de dinero (90.000 dólares).

Con visible angustia, Shelly recordó que uno de los ladrones tenía una barreta y empezó a pegarles e insultarlos ya que ella sostenía que no tenía el dinero, que ya lo había gastado.

Ante tanta violencia, “Guillermo les decía “por favor no me peguen más”, dijo la declarante entre lágrimas y agregó “Me arrancaron todo, me arrancaron la vida de mi marido, me arrancaron la felicidad, la vida de una familia normal, mis tres hijos se quedaron sin padre”.

Posteriormente, al ser consultada sobre las características de los atacantes y el modo en el que ocurrieron los hechos, la viuda de Depierro aseguró que no pudo ver el rostro de los maleantes ya que llevaban capuchas (también guantes), aunque sí pudo ver su vestimenta y contextura física.

Respecto a la odisea que vivió dentro del hogar, la señora explicó que luego de repetir varias veces que no tenían en dinero que los delincuentes buscaban, uno de ellos la levantó del cabello y la llevó a otra habitación para que ella indicara dónde había plata y objetos de valor. Al poco tiempo la regresaron nuevamente a la habitación en la que estaba su esposo (sentado sobre la cama) mientras seguían profiriendo insultos y repartiendo golpes por doquier.

Antes de emprender la retirada, uno de los 4 sujetos recogió un  pañuelo le tapó la boca de Guillermo ya que este, agotado de la golpiza les había suplicado a los atracadores que le soltaran un poco las ataduras ya que se sentía muy mal y no podía respirar. A los poco minutos cayó al piso, ante la desesperación de su esposa que seguía maniatada y sentada sobre cama.

Finalmente, cuando los delincuentes se fueron del hogar Jacquier pudo bajarse de la cama y acercase lentamente a la entrada para gritar y pedir ayuda. Un vecino que pasó la vio y se acercó. Cruzaron para que ella pudiera tomar agua, pero al retornar a su casa ya no pudo ingresar. “No pude hacer nada, no me pude ni despedir, por culpa de esos que están ahí, Dios los tiene que castigar” sentenció la conmovida mujer.

 

Compartir
Suscribirse
Notificación de
guest
4 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Quequenense

Cuanta angustia y cuanto dolor tuvo que pasar esta familia por culpa de estas plagas apestosas, ya que no hay pena de muerte deberían pudrirse en la carcel y que el Juez Mario Juliano no sea tan condescendiente con los delincuentes.

Necochense

Cuanto sufrimiento tuvo q pasar esta mujer y hoy ver cómo la interrogaban, xq tiene q pasar x tanto interrogatorio?
Juliano espero q tenga dos dedos de frente y actúe como debe ser la ley, pena máxima a los asesinos, xq siempre está a favor de los delincuentes!! El pueblo de darle a favor a los asesinos , deberíamos marchar y pedir la destitución.

Victoria

En Necochea tenemos una justicia garantista en donde lo beneficios son para los delincuentes y no para las víctimas.. lamentablemente es una imagen que se repite en toda la provincia, créanme que el veredicto ejemplificador no va a ser..da asco la justicia en este país.

Andrea

Cuanto dolor sheli querida!!! Excelentes patrones y gente muy querida