Comenzaría el juicio a los cuatro policías acusados del asesinato de Noa, en Quequén

El hecho ocurrió en diciembre de 2014 y hasta la actualidad ha sido pospuesto por pedido de los abogados de los uniformados.

Todo comenzó la noche del 5 de diciembre de 2014 cuando Michel Suárez de 20 años fue detenido en la vecina localidad de Quequén por romper, junto a otros sujetos el cristal de la Unidad Básica 10 de Partido Fe, ubicado en calles 550 entre 519 y 521.

Posteriormente, el joven fue trasladado por la policía a la Seccional Segunda, donde fue alojado en un locutorio ( lugar en el que ubican a los apresados hasta que la Justicia decide si queda detenido o no).

Horas después, cerca de la 1 de la madrugada del día 6, los oficiales se acercaron hacia el sitio en el que se encontraba Michel, a pedirle unos datos personales, y lo hallaron colgado del cuello con los cordones de sus zapatillas.

Frente a esta situación, los efectivos descolgaron el cuerpo del chico y llamaron a una ambulancia. Al ver que la misma no llegaba,  lo llevaron esposado al Hospital Irurzún, lugar en que confirmaron que Suárez ya había muerto.

Si bien todo parecía apuntar a un suicidio, los hechos resultaron al menos dudosos, y más aún cuando algunos detenidos que se encontraban cerca de Noa (Michel) dijeron haber escuchado que este pedía a los uniformados que pararan de golpearlo.

Según consta en la causa, la víctima mostraba hematomas en el cráneo y durante la investigación, la Fiscalía recolectó testimonios de quienes estaban detenidos en los calabozos aquella noche.

Fuentes policiales aseguraron, luego del fallecimiento del joven, que este sufría una fuerte depresión y por tal motivo, no resultaba extraño que haya decidido quitarse la vida luego de ser aprehendido.

No obstante, fueron imputados el oficial de servicio, el de guardia y otros dos uniformados que cubrían la prevención en la calle y estaban en el patrullero que trasladó a Suárez a la Comisaría Segunda.

Al tiempo la Fiscalía elevó a juicio oral la causa. Sin embargo, desde entonces se ha venido posponiendo el inicio del juicio.

En febrero de este año se esperaba que finalmente comenzara el proceso legal. Esto no ocurrió porque las defensas de los policías solicitaron postergación, ya que una de las oficiales acusadas iba a tener familia.

Se espera que finalmente, luego de más de cinco años de espera, el lunes 31 de agosto próximo, en la sala del Juzgado Correccional comience el debate. La jueza actuante será la doctora Mariana Giménez, quien remplazará al juez Ernesto Juliano, debido a que se excusó de participar en esta causa.

El abogado de la familia de Michel Suárez solicitó agravar la calificación legal que en un principio fue caratulada como «homicidio culposo y severidades» por el delito de “torturas seguida de muerte”.

“Lo que pretenden los defensores de los efectivos es que la causa prescriba, por eso que los familiares de Michel buscamos que se agrave la calificación legal» aseguró un pariente de la víctima.

La fiscal que hizo la acusación en su momento, Mirta Ciancio, se jubiló hace un par de años y el expediente quedó en poder del fiscal Walter Pierrestegui, quien mantuvo las imputaciones de un principio.

Actualmente, los familiares de Noa esperan con ansias que el juicio oral comience y puedan darse a conocer los pormenores del hecho para sacar toda la verdad a la luz.

 

 

 

Compartir
Suscribirse
Notificación de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios