Hacia una nueva economía personal

El mundo cambió. Y de manera mucho más acelerada durante los últimos meses, en los que necesariamente tuvimos que ponernos más digitales. Porque el tiempo de confinamiento y las reglas del distanciamiento social impactaron y cambiaron también la forma de manejar nuestra economía, nuestro dinero, tarjetas y cuentas bancarias.

¿Será este un paso hacia el mayor acceso y educación financiera?

En principio, pareciera que el escenario promueve nuevos usos y medios de pagos accesibles para una mayor cantidad de personas.

La nueva normalidad: bancos digitales. billeteras virtuales y medios de pago sin efectivo:

Esta nueva normalidad que revoluciona nuestras finanzas fija también nuevas reglas, y la brecha entre quienes pueden y quienes no acceder a cuentas bancarias o elegir tarjetas y otros medios de pago pareciera tener un nuevo escenario.

Es que, en principio, todo tiende a la digitalización de nuestra economía personal. En un caso, las entidades financieras tradicionales están forzadas a hacer su propio camino de transformación. Y en otro caso, nuevos actores nacen de manera 100% digital y proponen nuevas formas de ahorro y manejo de las finanzas.

Sí es cierto que este cambio requiere mayor educación financiera para conocer las propuestas, comparar (tarjetas, cuentas bancarias, préstamos y otros productos financieros) y entender las ventajas y beneficios de cada caso. Y aquí es cuando el acceso a la información gratuita se vuelve central.

Plataformas como https://findoctor.com.ar, acercan información gratuita sobre estos productos, además de ofrecer un comparador de préstamos online, tips de ahorro, novedades y otras herramientas para promover el acceso a la educación financiera.

Y destacamos esto porque, si algo está claro en esta nueva normalidad, es que lo que primero necesitamos, es información para tomar decisiones.

La hora de los medios de pago digitales:

Billeteras virtuales  o wallets, tarjetas prepagas, bancos digitales, CVU y CBU, apps y medios de pago digitales para no usar dinero efectivo, son parte del nuevo pacto digital de la economía.

Y estos productos parecieran abrir el acceso a muchas personas que, hasta hace no tanto tiempo, quedaban fuera del círculo de productos financieros.

Porque ahora es posible abrir una cuenta bancaria en pocos minutos, sin que su aprobación esté sujeta al informe crediticio o informe Veraz. O tener una tarjeta prepaga para hacer compras online o suscribirse a servicios de pago mensual. O abrir una cuenta por primera vez sin tener que cumplir con el requisito de ingreso mínimos. O pagar con un código QR sin sacar la billetera, y además, acceder a algún ahorro o promoción por usar ese medio de pago. O enviarle dinero a un familiar, independientemente de si tiene cuenta bancaria o no, con CBU o CVU.}

Es la revolución digital en la economía personal. Y nos deja la pregunta. ¿Será que la antigua normalidad era, en alguna medida, parte del problema?

Como sea y cuando sea que podamos respondernos, por ahora nos encaminamos hacia una nueva forma de manejar la economía personal. Y vale esperar que esta nueva forma garantice el acceso cada vez a más personas.

Compartir
Suscribirse
Notificación de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios