Recolectores de residuos inician una campaña de donacion de libros para presos

Creditos: Fabian Felipon
La idea nació cuando observaron la basta cantidad de libros que se tiran a la basura. Serán destinados a la cárcel de Batán.

La campaña comenzó hace aproximadamente una semana, a través de una idea de los recolectores de residuos. Están trabajando junto al juez penal de Necochea, Dr. Juliano. Buscarán ayuda al municipio de Necochea para colaborar con logística.

Dicha campaña fue ideada por los recolectores de residuos que, al encontrarse con gran cantidad de libros en buen estados tirados por la gente de la ciudad.

La colecta tendrá lugar a lo largo de todo el mes de septiembre y es llevada en marcha por los empleados de recolección Agustin Diez y Nicolas Diez, quienes reciben y buscan los libros fuera del horario de su trabajo.

En declaraciones para Diario Necochea, Agustin manifestó que le parece interesante que la gente tome conciencia y «puedan donar libros de su biblioteca personal para tener un buen gesto y demostrar que no solo hay que dar aquello que sobra sino aquello que tiene valor para nosotros».

Asimismo, agregó que «Ayudar a que las cárceles sean un lugar de reflexión, donde se pueda brindar herramientas y oportunidades a los privados de su libertad los ayudará a que cuando salgan a la sociedad sean personas distintas, mejores» .

Para donaciones de libros se podrán acercar a la calle 61- 3058 o comunicarse a los teléfonos: 2262- 357587 o 2262- 530319.

Compartí esta nota:
Suscribirse
Notificación de
guest
2 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Marcelo

Tengo entendido que los presos cobran, no se porque, pero cobran. Y más que un jubilado. Así que bien podrían, comprar los libros, y lo recaudado destinarlo a educación de menores. Para que no se conviertan en el futuro en delincuentes presos. Es muy triste que en este país se tiren libros a la basura.

antonia

Buenas tardes. tirar libros es una pena, es cierto, pero los libros se han transformado en un problema de espacio cuando ya no se los necesita. Esta es una buena idea. Y , por otra parte, colabora con el tema medioambiental; porque se pueden destinar a reciclado de papel, si no se les puede dar otro fin mejor, en lugar de tirarlos como basura.