Escándalo: se filtró documentación sensible de la AFI y espías argentinos en el exterior piden urgente repatriación

Cristina Caamaño, interventora de la AFI
Uno de ellos trabaja hace 15 años infiltrado en el Líbano, territorio de Hezbollah, por el atentado a la AMIA. También se dieron a conocer acuerdos secretos de la Argentina con otros países. Todo se dio a partir de información que la agencia mandó a la Justicia.

La interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, envió un documento a la Justicia un documento con información sensible sin tomar ningún tipo de recaudo y se produjo la mayor filtración de datos de inteligencia argentina en democracia.

En la documentación figuran doce espías argentinos en diferentes países con sus nombres y destinos, algo que encendió todas las alarmas. Uno de ellos trabaja en el Líbano y está activo desde hace 15 años insertado en la comunidad local donde opera Hezbollah, la organización acusada del atentado contra la AMIA en julio de 1994 en la ciudad de Buenos Aires.

También están las designaciones de una agente, en Francia; otra en Gran Bretaña; un hombre en Rusia; otro en España; dos en Bolivia; otro en Alemania; un hombre en Perú; otro en Venezuela y Colombia; y uno más en Paraguay, entre otros «funcionarios en el exterior». Estas filtraciones ponen en riesgo su vida y las de sus familias, por lo que piden urgente repatriación.

Además se difundieron en los escritos seis convenios internacionales secretos con Estados Unidos, España, Bolivia y Paraguay, sin la consulta con esos países, lo que puede generar problemas diplomáticos.

Los mismos son el acuerdo suscripto entre la AFI, el Ministerio de Seguridad, la Dirección Nacional de Migraciones y el Centro de Detención de Terroristas de los Estados Unidos; el Memorándum de Entendimiento entre la AFI y el Centro Nacional de Inteligencia de España; el Memorándum de Entendimiento entre la Secretaría Nacional Antidrogas de Paraguay y la AFI; y el Acuerdo en Materia de Seguridad entre la AFI y el Ministerio de Gobierno de Bolivia, a través del Comando General de la Policía Boliviana.

Por último se filtró la estructura orgánica del organismo de inteligencia, con el nombre y la identificación de cada uno de los mandos jerárquicos de los últimos años, así como los nombres de más de 2.000 espías y ex agentes, de los cuales 181 figuran incluso con su número de DNI.

Con estos datos enviados a la Justicia se pueden identificar la mayoría de los espías que fueron enviados en misiones a otros países: las Resoluciones están los nombres de cada uno de esos agentes y a qué país fue enviado por la AFI.

Caamaño iría esta semana a dar explicaciones a diputados y senadores

Esta semana Caamaño, quien es apuntada como la principal responsable de este escándalo, iría a la Comisión Bicameral de Fiscalización de Organismos y Actividades de Inteligencia del Congreso, para explicar a diputados y senadores cuál fue su responsabilidad en la filtración del Libro de Protocolo de Resoluciones de la AFI.

Los legisladores oposición presiona y quiere que aclare qué fue lo que pasó, mientras que allegados a Caamaño asegura que apuntaría todos sus dardos contra los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide

La principal incógnita es saber cómo justificará el envió de 3.850 Resoluciones secretas de la AFI, para un juicio en el que se investiga a 22 espías y exagentes del organismo oficial.

Fuente: eldia.com

Compartir
Suscribirse
Notificación de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios