Abren Machu Picchu para un solo turista: un japonés que esperó siete meses para entrar

Jesse Takayama esperó siete meses pero logró cumplir su sueño de conocer Machu Picchu.
Llegó en marzo a Perú y tenía previsto pasar tres días en ese país, pero el coronavirus le cambió la agenda. Quedó varado y fue retrasando su regreso con la esperanza de cumplir su sueño y finalmente lo logró

Como muchos turistas en todo el mundo, Jesse Takayama vio frustrado el viaje de sus sueños por la pandemia de coronavirus. Pero después de una estadía de siete meses en Perú, finalmente pudo visitar Machu Picchu y cumplir con uno de sus deseos.

Lo llamativo es que las autoridades de Perú abrieron sólo para un turista japonés las ruinas incas, para que pudiera conocerlas antes que regresara a su país, luego de esperar meses para ingresar a la ciudadela tras quedar atrapado en Cusco por la propagación del Covid-19.

Takayama, oriundo de Osaka, Japón, llegó a Aguas Calientes, la ciudad donde la mayoría de la gente comienza sus expediciones a Machu Picchu, el 14 de marzo. Ya tenía su boleto de entrada y permiso para ingresar al sitio del Patrimonio Mundial de la Unesco el 16 de marzo. Pero fue cuando el gobierno peruano cerró el lugar por la pandemia.

El ingreso fue gracias a «un pedido especial», contó el ministro de Cultura Alejandro Neyra. «Había venido al Perú con el sueño de poder entrar», dijo Neyra en una conferencia virtual con la prensa extranjera. «El ciudadano japonés ha ingresado junto con nuestro jefe del parque para que pueda realizar esto antes de volver a su país», afirmó.

El japonés se irá de Perú a Japón el 16 de octubre. Mientras se prepara para regresar a casa, se despide de los habitantes del pueblo que se han convertido en sus amigos durante los últimos meses. Varios niños de Aguas Calientes han hecho dibujos de Takayama y le han creado una muñeca con rollos de papel higiénico. “Definitivamente voy a llorar”, dice sobre su despedida. “Estos siete meses han sido muy especiales para mí. He descubierto una nueva parte de mí”.

El japonés dijo que su plan era quedarse en Perú sólo tres días para visitar Machu Picchu, pero fue retrasando su partida con la esperanza de realizar su sueño y porque también los vuelos internacionales fueron suspendidos. Aunque los cierres de fronteras le han impedido visitar otros países de Suramérica, ha aprovechado su experiencia al explorar atracciones locales como la montaña Putucusi y las cascadas en Aguas Calientes. Incluso enseñó clases de boxeo a algunos de los niños locales y se ha hecho amigos en su accidental nueva ciudad.

El ministro Neyra manifestó que recién en noviembre, aunque sin una fecha definida aún, se reabrirán las ruinas de Machu Picchu para los turistas nacionales y extranjeros, funcionando al 30% de su capacidad. El funcionario aseguró que el 15 de octubre se reanudarán también el ingreso en al menos 20 museos o centros arqueológicos en el país, con previo aviso y al 50% de su capacidad. Entre estos se encuentran la ciudad de barro Chan Chan en el norte del país.

Fuente: La Capital

Compartir
Suscribirse
Notificación de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios