Un intendente denunció fiesta clandestina en la que estaba su hija

El intendente del municipio de Rauch, Maximiliano Suescún, denunció una fiesta clandestina que se estaba celebrando en ese distrito y en la que participaba una de sus hijas.

El propio jefe comunal explicó que al tomar conocimiento de que se estaba desarrollado una fiesta de graduación de una joven, violando las restricciones que impone el aislamiento por el coronavirus, decidió enviar a la Policía y dar intervención al Juzgado de Faltas.

Hasta 12 llamadas por noche para advertir fiestas clandestinas

«Envié a la Policía para que tome intervención, y pedí que tomara cartas en el asunto, también una inspección y, por primera vez, el Juzgado de Faltas”, aseguró ayer el intendente radical.

“No sientan en esto un plano de desigualdad. Yo tengo los mismos miedos que los ciudadanos de Rauch. Mi hija se manda una macana igual que todos”, se sinceró el intendente, y agregó: “A mis hijos les pasan las mismas cosas que a todos, entonces esto lo digo porque siento la necesidad de decirlo delante de ustedes”.

Golpes y abuso sexual luego de una fiesta clandestina

«Todos saben que mi hija participó en este evento, que no debió haber ocurrido y que estuvo muy mal. Quiero decirles, como dice la canción, a mí me pasa lo mismo que a usted. Yo tengo 4 hijos y mis hijos se pueden equivocar igual que todos. En todo caso, la culpa más grande que tienen es de tener el papá intendente, pero no lo eligieron», finalizó.

Rauch es una localidad ubicada al centro este de la provincia de Buenos Aires, se encuentra en fase 4 dentro del esquema que rige en la provincia y en donde hay 27 casos activos de coronavirus, no están permitidas las reuniones sociales para evitar contagios de coronavirus.

Compartir
Suscribirse
Notificación de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios