Los vinos “Diego Maradona”: guardados 18 años, se venden a 38 mil pesos la botella

Los elaboró en 2002 una bodega mendocina que ya no existe. Cómo son los tintos del Diez que también se ofrecen en cajas de cartón.

Diego Maradona fue pionero entre las celebridades que decidieron tener un vino con su propia marca, una tendencia a la que en los últimos años se sumaron futbolistas como Lionel Messi y Cristiano Ronaldo, entre otros.

La etiqueta “Diego Armando Maradona”, de la bodega mendocina Raíces de Agrelo, se elaboró en 2002 y salió a la venta en 2003. Eran dos líneas: una de entrada y otra premium, cada una con cuatro variedades: Malbec, Cabernet Sauvignon, Syrah y blend de Malbec y Cabernet Sauvignon. El Diez no apareció públicamente en el lanzamiento en Argentina, pero el proyecto se hizo con su aval después de llegar a un acuerdo comercial con los productores.

En ese entonces, los vinos costaban entre 15 y 40 pesos, valores que, inflación mediante, hoy rondarían un máximo de 500 pesos. Sin embargo, tras la noticia de la muerte del astro, algunas personas que guardaron las botellas compradas hace 17 años ahora las ofrecen en MercadoLibre a 38.000 pesos y hasta 152.000 en el caso de la colección con 4 unidades.

Avenida «Diego Armando Maradona»: se juntaron más de 400 adhesiones en tres días

La versión en caja de cartón también se oferta. El precio varía entre 5.000 y ¡50.000! pesos. Los vendedores aclaran, por si acaso hiciera falta, que después de tantos años el contenido “ya no es apto para beberse” pero que “sirve para ser coleccionado”.

Mirá también:  Llegaron al país otras 96 mil dosis de la vacuna Sinopharm desde China

Más allá del oportunismo de quienes buscan sacar provecho económico en esta circunstancia, lo cierto es que las botellas que siguen en circulación son una rareza difícil de conseguir, porque dejaron de producirse.

La bodega, ubicada en la localidad de Agrelo, departamento de Luján de Cuyo, ya no existe. Pertenecía a un grupo de empresarios provenientes de otros rubros que a fines de los años 90 compró unas fincas en la zona y se lanzó a la aventura de producir vino. Y no cualquier vino: el de Maradona.

“No fue fácil trasladar la imagen de una figura internacional a un producto como el vino, sobre todo en ese momento en el que nadie lo hacía”, le dice a Clarín Guillermo Arcani, uno de los socios que encabezó aquel emprendimiento. “Además, en el caso de Diego, había que lograr que el producto combinara calidad y masividad, porque él representaba la excelencia máxima en el deporte y, a la vez, quería fuera accesible para todos”, agrega.

Mirá también:  Panel de expertos de EEUU recomienda la autorización de emergencia de la vacuna de Moderna

Fuente: Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *