Clausuraron un conocido resto-bar de Quequén por exponer a trabajar a una empleada con Covid-19

Personal municipal procedió a la clausura de un conocido resto-bar ubicado sobre la costa de la localidad de Quequén luego de que sus dueños expusieron a una empleada con resultado positivo de Covid-19 a trabajar.

Este fin de semana, la Municipalidad de Necochea organizó un fuerte operativo de nocturnidad para controlar el cumplimiento de los protocolos Covid-19 en distintos comercios bailables y desactivar fiestas clandestinas.

Como resultado de este accionar, los inspectores del área de Ordenamiento Urbano y Fiscalización, con el apoyo de la Policía, labraron actas de infracción a tres boliches de la Villa balnearia, notando la inobservancia de las medidas sanitarias dispuestas por la comuna para el desarrollo de este tipo de actividad.

Además de castigarlos con una fuerte multa, se notificó a los encargados de los comercios que la sanción podría incrementarse hasta la clausura del local por tiempo indefinido, en caso de constatarse otra falta de este tipo.

Mirá también:  Ruralistas se oponen a un proyecto de Berni sobre patrullas rurales

En Quequén, y en el marco del mismo operativo, el personal de la dependencia municipal procedió a la clausura de un conocido resto-bar ubicado sobre la costa por haber expuesto, sus dueños, a una empleada con resultado positivo de Covid-19 a trabajar a pesar de estar contagiada.

En cuanto a las fiestas clandestinas, y a pesar de recibirse algunas denuncias por ruidos molestos en la línea 147, los inspectores no pudieron determinar la realización de ninguna reunión de más de diez personas, con excepción de algunos fogones en el sector de los médanos del sur, que se desarticularon rápidamente, y una celebración en Quequén en la que tuvo que tomar intervención la Policía por haberse denunciado hechos de violencia entre los participantes.

Suscribirse
Notificación de
guest
1 Comentar
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
Quequenense

En un diario de Tandíl publicaron que era Jamming el negocio que clausuraron