Los bolivianos votaron para elegir nueve gobernadores y más de 300 intendentes

Unos 7,1 millones de ciudadanos empadronados están habilitados para votar
Millones de personas votaron en las elecciones provinciales y municipales en Bolivia en un clima de tranquilidad y orden, pese a la pandemia y a solo medio año de las presidenciales que marcaron el retorno al poder con una victoria abrumadora del Movimiento al Socialismo (MAS) del expresidente Evo Morales.

«Somos el primer país en el mundo que organiza dos elecciones de cobertura nacional en la época de la pandemia» de Covid-19, destacó el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, en el acto inaugural de la jornada electoral, apenas minutos antes de que los primeros ciudadanos depositen sus votos, según la agencia de noticias Sputnik.

El TSE calificó como «ordenada, pacífica y con alta participación ciudadana» a la primera mitad de los comicios regionales en los que se renuevan los gobiernos de los nueve departamentos y los 336 municipios del país.

«Los ciudadanos están acudiendo a votar de manera masiva, esperamos tener una participación fuerte en esta votación (que) se está desarrollando en calma, en paz y tranquilidad; es un hecho que corresponde subrayar y destacar», dijo el presidente del TSE, Salvador Romero, en conferencia de prensa a primera hora de la tarde.

La votación comenzó a las 8 (las 9 en la Argentina) y concluyó a las 17 (las 18 en la Argentina).

Entre los primeros que votaron se destacaron el presidente, Luis Arce, y su antiguo jefe y antecesor, Morales.

«Hoy el pueblo boliviano consolida la recuperación de la democracia que empezamos en octubre del año pasado», afirmó Arce tras emitir su voto en La Paz, cerca del mediodía y más de dos horas después de lo anunciado porque la ausencia de jurados demoró la instalación de su mesa.

Mirá también:  El avión que estaba desaparecido en Indonesia cayó al mar

Arce lamentó lo que algunos medios hayan calificado con una baja participación y sostuvo que «hay algo que no está bien» en el proceso y que el TSE deberá analizar.

Morales, en tanto, votó en Cochabamba y llamó a todos los bolivianos a votar en masa.

«La participación en las distintas elecciones siempre ha sido de más del 90%, un récord a nivel latinoamericano. Convocar a los bolivianos a participar y que conscientemente decidan cuál es su mejor candidato», manifestó.

«La mejor forma de definir nuestras diferencias programáticas e ideológicas es con la participación del pueblo», agregó, según la agencia de noticias estatal ABI.

Para el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, la apertura de los centros de votación y la jornada transcurrió de manera normal y en un clima de tranquilidad, con un despliegue de seguridad de 40.000 policías y militares en todo el país.

Además, destacó que se utilizó el mismo protocolo sanitario que para las elecciones presidenciales de octubre pasado.

«El ejercicio de la democracia y el cuidado de la salud no son incompatibles, lo estamos demostrando», aseguró, tras semanas de reclamos de la oposición para posponer los comicios por temores a un contagio masivo.

Las disposiciones de prevención contra la Covid-19 del TSE obligaron a los votantes a realizar tres acciones preventivas antes de sufragar: quitarse el barbijo por unos segundos para mostrar la autenticidad del documento que presenten a las autoridades y marcarse con tinta el pulgar derecho con el uso de un hisopo, además de mantener distancia social en el recinto electoral.

Mirá también:  Sputnik V: Rusia acordó con Francia, Alemania, España e Italia para producir su vacuna

Estas medidas ya fueron aplicadas en las presidenciales y fueron calificadas de «exitosas» por la Organización Panamericana de Salud (OPS).

Otra medida de bioseguridad fue la votación fraccionada por horarios, de acuerdo con la terminación del número del documento.

De 8 a 12.30 votaron los electores con documentos terminados del 0 al 4 y de 12.30 a 17 quienes tengan documentos que terminen del 5 al 9.

A cuatro meses de la vuelta al poder del MAS, unos 7,1 millones de ciudadanos empadronados están habilitados para votar hoy de las elecciones de gobernadores para los nueve departamentos (provincias) e intendentes para los 336 municipios del país, entre otros cargos.

Con las heridas por el golpe de Estado contra Morales abiertas, y las acusaciones de violaciones a los derechos humanos durante el Gobierno de facto de Jeanine Áñez en manos de la Justicia, los bolivianos vuelven a las urnas para elegir autoridades regionales con un escenario más diverso que en los comicios nacionales del 18 de octubre de 2020.

Además de gobernadores y alcaldes, también se eligen asambleístas por departamento y concejales de los municipios.

Se registraron 20.000 candidaturas para unos 5.000 cargos públicos, según el TSE.

Las encuestas de intención de voto pronosticaron pocas posibilidades de un cambio radical del mapa político regional vigente desde las elecciones de 2015, que dieron al gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) el control de seis de las nueve gobernaciones de departamentos.

En el ámbito municipal, el MAS controlaba aproximadamente el 90% de las alcaldías, principalmente de provincias y municipios rurales, pero las de las cuatro ciudades principales estaban en manos de diversas fuerzas de la oposición.

Mirá también:  Las Fuerzas Armadas de Bolivia le pidieron la renuncia a Evo Morales

Desde la ONU afirman que las elecciones cierran «el proceso de democratización»
La principal representante de Naciones Unidas en Bolivia celebró hoy las elecciones provinciales y municipales que se desarrollan en el país y las definió como el cierre del «proceso de democratización» que comenzó con el fin del Gobierno de facto de Jeanine Áñez.

«Éste es un nuevo hito en el proceso electoral y esperamos que, con el voto, la ciudadanía refrende este proceso de democratización que se cerraría con estas (elecciones) subnacionales», aseguró la coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas (ONU) en el país, Susana Sottoli, a la cadena radial Erbol.

Sottoli destacó la posición constante de la ONU de reclamo de una vuelta al orden constitucional desde el golpe de Estado que derrocó al expresidente Evo Morales a fines de 2019 y durante todo el Gobierno de facto de Ánez.

Por eso, la ONU apoyó y validó la transparencia de las elecciones presidenciales de octubre pasado, que permitieron la vuelta al poder del partido de Morales, y, ahora, destaca el buen funcionamiento del proceso electoral en estos nuevos comicios.

«Estamos complacidos de ver que todo se está cumpliendo con normalidad. Las condiciones están dadas para que se realice este evento con toda certeza y alentamos a la ciudadanía a que acuda con confianza a las urnas», concluyó Sottoli, citada por la agencia de noticias Sputnik.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *