Vacunas RNAm: evidencia real y potencialidades

Según información de evidencia real (RWE) publicada esta semana, se estaría demostrando una alta efectividad de la aplicación de vacunas con tecnología de ARN mensajero (ARNm) en la lucha contra el Sars Cov 2.  En términos cuantitativos y según datos del Ministerio de Salud de Israel  de un total de 3.387.340 individuos  que recibieron las dos dosis de la vacuna, solo 4.711  (0,14 %) mostraron resultados positivos de contagio y apenas 907 personas (0,03 %) exhibieron síntomas leves a moderados de la enfermedad.

Los hospitales de ese país han confirmado también, que estos datos fueron recolectados a partir de la semana posterior a la inoculación de la segunda dosis, lo cual estaría demostrando que la vacuna es más efectiva a lo anteriormente previsto, ya que diferentes expertos suponían que al menos en 3 % a 5 % de los vacunados aparecerían cuadros con síntomas leves o moderados de la enfermedad.

También han sido muy escasos los casos de vacunados que requirieron hospitalización, de 6095 pacientes hospitalizados con cuadros clínicos severos, solo 175 de ellos fueron en la semana posterior a la segunda dosis de vacunación, mientras que el 75% de todos los hospitalizados  (4589 personas) no habían recibido ninguna dosis de la vacuna. También se confirma que una absoluta mayoría de los óbitos registrados durante el último mes, correspondieron a pacientes no vacunados.   

Es evidente que estos datos al igual que los resultantes de ensayos clínicos Fase III publicados (1), no alcanzan para efectuar interpretaciones respecto al muy probable desarrollo de contagios asintomáticos y por consiguiente, la propagación poblacional del patógeno por parte de los individuos vacunados (cosa que ninguna vacuna pareciera evitar).

Mirá también:  Los menores entre 13 y 17 años con comorbilidades ya se pueden anotar para la vacunación

Comienza la distribución de 375 mil nuevas dosis de Sputnik V en las provincias

Tecnología ARN Mensajero

A diferencia de las vacunas antivirales tradicionales que utilizan un virus atenuado, inactivo  o  fragmentos de este para entrenar el sistema inmunológico, esta nueva tecnología se basa en ARN mensajero y  aunque constituye;  el primer caso exitoso de aplicación corresponde a descubrimientos científicos conocidos desde hace ya 30 años.

Se trata de una molécula intermediaria de corta duración, que sale del núcleo celular y se mueve al citoplasma instruyendo la fabricación de determinadas proteínas (en este caso la orden es producir la proteína denominada “spike” propia del Sars Cov 2 , lo cual logra desatar la respuesta inmune cuyos resultados estamos observando. Es evidente que la instrucción transmitida de esta forma, transforma al propio cuerpo en un bioreactor capaz de producir de este modo su “propia medicina”.

¿Son estas vacunas de ARN mensajero mejores que las de otras tecnologías clásicas utilizadas? Según la evidencia real y los ensayos clínicos todo parecería indicar que sí, el 95% de efectividad observada en ensayos clínicos está siendo superado por estos indicadores de evidencia real antes citados. 

También a diferencia de la mayoría de las drogas biotecnológicas, el RNAm no es producido mediante  fermentadores o células vivas, sino que es elaborado dentro de bolsas plásticas con productos químicos y enzimas; dado que no existió en el mercado ningún producto farmacéutico similar, no había tampoco ninguna planta industrial o cadena preparada para su producción. Sin embargo y según diversos expertos, estas circunstancias harán cambiar a partir de ahora el modo en que se producen todas las vacunas.

Mirá también:  Negocian volver atrás con los precios de algunos productos y habrá una “canasta navideña”

África advierte que el coronavirus podría volverse endémico en la región

Una historia y un futuro más allá de las vacunas

El trabajo de Katalin Karikó una bioquímica húngara especializada en mecanismos mediadores de ARN fue quien con su investigación -sembrada de contratiempos de toda índole- ha llevado a la efectiva utilización del  ARNm . Este  brillante trabajo de Karikó ,incluyó también la investigación científica de la activación inmune, que resultó en el co-descubrimiento con Drew Weissman de las modificaciones de nucleósidos que suprimen la inmunogenicidad y permitir este uso terapéutico del ARNm.

Los primeros experimentos que efectuaron en 1990 para utilizar el ARNm sintético crearon una importante respuesta inflamatoria en ratones, esto llevó a que durante muchos años debieron profundizar conjuntamente  sobre los mecanismos celulares que permiten distinguir entre el RNA propio y otro de un agente externo, como así también respecto a los mecanismos de respuestas inmunológicas y la tormenta de citoquinas. 

Finalmente lograron con su trabajo evitar la reacción inmunológica mediante el uso de bloques de construcción de RNA modificados químicamente, lo cual junto al uso de ciertas nanopartículas que “empacan” el delicado RNAm, han llevado al formato exitoso aplicado en la vacuna.  

Obviamente se trata de una tecnología evidentemente disruptiva capaz de modificar substancialmente la medicina y  afectar sensiblemente los modelos tradicionales del negocio de las compañías farmacéuticas acostumbrada a medicamentos escasos y extremadamente caros o de uso crónico.

Mirá también:  Qué es el Plan Nacional de Lecturas que presentó Alberto Fernández

Muchos de estos nuevos enfoques se basan en la idea de combinar paquetes de CRISPR dentro del ARN y luego en nanoparticulas con objetivos de “curación” de enfermedades genéticas como la anemia drepanocítica,la hemocromatosis hereditaria y otras. También se están desarrollando estudios para efectuar por esta misma vía, una reingeniería de células T capaces de destruir definitivamente el virus de HIV.  ¿Qué cambiaría si estos medicamentos novedosos pudieran venderse al precio de una vacuna de U$ 20 a U$ 40 y lograr una curación definitiva? Vale la pena que al menos lo imaginemos.

(1)Baden L.R. et al “Efficacy and Safety of the mRNA-1273 SARS-CoV-2 Vaccine” N Engl J Med 2021;384:403-16.  DOI: 10.1056/NEJMoa2035389

(*) Dr. Econ UBA , MBA y Bsc.- Profesor e Investigador Economía de la Salud

Suscribirse
Notificación de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios