«La casa de los espíritus»: grabaron actividad paranormal en sus vacaciones a Necochea

Voces por la noche, llantos y sillas que se mueven solas, entre otros sucesos. A esto se debieron acostumbrar tres familias que decidieron alquilar una casa en calle 75 al 2000 para vacacionar en Necochea. Una historia de película. ¿Real? Todo indica que si pero pase, lea y saque conclusiones.

Estas tres familias decidieron pasar sus vacaciones en Necochea, como lo hacían habitualmente. En principio, intentaron alquilar la misma vivienda pero, con la alta demanda, ya estaba completamente reservada. Por ello, optaron por esta otra locación sin saber lo que allí ocurría. Quien cuenta la historia es Cristian, uno de los inquilinos.

Todo comenzó ni bien ingresaron: “Llegamos a la casa y al entrar todos tuvimos una sensación fea, nos agarros escalo fríos”. Según relató, se podía ver las puertas de todas las habitaciones rasguñadas, “desde la entrada hasta las puertas del fondo”. Más allá de su sorpresa, trataron de no darle importancia ya que creían que esto era fruto del cansancio producto del largo viaje. Pero, en realidad, sus primeras impresiones fueron las correctas…

Horas más tarde, uno de los familiares vio a una niña dentro de la casa pero cuando la observó en detalle, salió corriendo por un pasillo para luego desaparecer. Asustado, decidió no contar nada para no sembrar el miedo.

Ese mismo día, en horas de la noche, Cristian y su mujer intentaron dormir en el cuarto principal pero algo los inquietó: ambos tuvieron la sensación “de que nos observaban toda la noche”. Si bien la casa “estaba llena de estampitas”, la cama tenía “un rosario y sobre la cabeza la imagen de un Jesucristo” y detrás de la puerta “había un crucifijo”, esto no los dejaba tranquilos sino todo lo contrario: “a pesar de que nosotros somos católicos esas cosas nos parecían muy tétricas”, aseguró Cristian. Como si fuera poco, el sobrino de este hombre vio esa misma noche a la niña que apareció al llegar a la vivienda. Para no aterrorizarse, “agarró su rosario y se puso a rezar” para poder descansar.

Mirá también:  Hoy se cumplen 91 años de la inauguración del Puente Colgante

Por suerte, la noche siguiente Cristian y su mujer pudieron descansar. Quien no logró conciliar el sueño fue una de sus sobrinas porque “sentía que había alguien correteando entre las camas”. Al despertarse, decidió observar y fue ahí cuando ve nuevamente a esta niña que, en esta oportunidad, corrió hacia la cocina. De los nervios, esta mujer optó por ir a tomar un vaso de agua, volvió a su cama y se quedó despierta hasta que amaneció.

Una vez que todas las familias despertaron, comenzaron a desayunar. Fue allí cuando esta mujer contó lo sucedido, siendo la primera en hacerlo. Automáticamente, los otros dos familiares afirmaron que también habían visto a la niña. Allí, el miedo y la desesperación comenzó a consumirlos de a poco.

Como eran sus vacaciones y les costó mucho poder viajar todos juntos, decidieron ignorar todo lo que había ocurrido y así poder descansar. Pero los espíritus siguieron manifestándose: “parecía que la casa seguía manifestándose en contra de nosotros, pareciera que nuestra presencia le molestaba”, señalo Cristian.

Durante la tercer noche, más precisamente a la madrugada, una de las familias corrió al cuarto de Cristian para dormir todos juntos. Minutos después, ninguno de ellos podía dormir ya que se escuchaban pasos y movimiento en la cocina: “todos escuchábamos pasos, escuchábamos como si se estuviesen usando utensilios en la cocina -cubiertos, vasos, ollas- y se escuchaba la tele, aunque estaba apagada, y murmullos”, afirmó Cristian. Minutos más tarde, las dos familias lograron dormir pero esto fue momentáneo.

Mirá también:  Brindaron una charla en el Complejo CEIA sobre especies locales de peces

Aterradas, la hija y la señora de Cristian comienzan a saltar y a gritar asegurando que escuchaban a una criatura que lloraba angustiada en el living pero cuando fueron a revisar, misteriosamente no había nadie. En ese momento, ya nadie dormía tranquilo.

Tal es así que horas más tarde todos se dirigen hacia la cocina porque la hija de Cristian escuchó que las sillas de la cocina se movían, lo que le generó un llanto desconsolado. Al llegar a esa habitación, vieron que estaban todas las sillas desacomodadas y fuera de su lugar. Nuevamente, todos a la cama aunque por poco tiempo ya que a las 7:30 am comenzaron a escuchar a “dos hombres discutiendo en voz alta” en el cuarto de otra de las familias. Asustados, optaron por ir a la playa a despejarse.

Hasta el momento, no le habían comentado nada a la dueña de la vivienda. Al contarle la situación que estaban viviendo, ella comenzó a los gritos alegando que “no había nada” y les recomendó ir a la iglesia ya que nada de lo que escuchaban era real. La locadora nisiquera cambió de parecer al ver las fotos que la familia tomó como pruebas –en esa imagen se ve en un espejo el reflejo de un rostro. Como las familias decidieron emigrar a otra casa, le pidieron a esta mujer el reintegro de lo abonado pero ella los trató de “locos y mentirosos”, por lo cual no iba a devolverles el dinero. ¿Cuál fue la solución que les brindó la dueña? Llamar a un cura de confianza para bendecir el lugar, algo que lejos está de ser una solución, sino que genera más pánico.

Esa noche, mientras todos dormían, un joven decidió grabar como a otro hombre se le movían solos los pies, como si alguien estuviera sacudiéndolos. Lejos de alarmarse, decidieron ignorar el momento y seguir con su vida hasta que algo los perturbó: resulta que la bebe de una de las chicas de la familia estaba durmiendo en el piso. Claramente, nadie la había dejado ahí sino que la dejaron en su cama y, al tener 8 meses, no puede moverse sola. A partir de ese momento, se movían en manada: si alguien iba a la cocina, todos iban a la cocina.

Mirá también:  Necochea sigue en fase 2 y sin clases presenciales

Pero lo paranormal no paró un segundo. Por ejemplo, mientras algunas chicas bailaban, la niña mencionada las espiaba desde el ropero. Otros de los integrantes, que estaba tomando mate solo en el quincho, vio a un hombre pasar y luego desapareció.

Una noche antes de volver, la casa “estaba con más actividad paranormal”. A su vez, Cristian manifestó: “estábamos todos en la cama pero nadie dormía, se escuchaban voces que venían de la cocina, ruidos, nos hablaban en los oídos, se sentía un abundante a olor a podrido y a osamenta en todos los rincones de la casa”. Además, cada vez se sumaban más espíritus: “se escuchaba en llanto de una chica grande, ya no era el de una nena, era una chica grande”, expresó Cristian.

Por estos motivos, más el espectro que vio una de las chicas de 9 años debajo de su cama, decidieron no dormir, esperar a que amaneciera e irse.

Cabe destacar también lo que, a mi parecer, es algo insólito. La dueña de la casa de los espíritus, alegó que estaban locos porque eran de Buenos Aires no estaban acostumbrados a vivir así. ¿Quién vive con fantasmas, espíritus y sillas que se mueven solas?

Lo que tenía que ser un descanso, luego de un 2020 para el olvido, terminó siendo una situación tensa y donde el miedo dominó las vacaciones.

One thought on “«La casa de los espíritus»: grabaron actividad paranormal en sus vacaciones a Necochea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *