Con una inversión de U$S 345 Millones, productores cordobeses apuestan fuerte a la campaña triguera

Con una intención de siembra estimada en 1.409.300 hectáreas, el trigo promete una inversión de USD 345,2 millones en Córdoba, 30% más que la campaña previa, según estimaciones efectuados este lunes por la Bolsa de Cereales de Córdoba. Por otro lado, si bien la relación insumo-producto empeoró, la mayor inversión se vería recompensada con un margen bruto de USD 187 por hectárea, 19% más elevado que el del ciclo anterior.

Actualmente los precios que se negocian en el mercado de futuros para diciembre de este año se ubican en USD 217 para la tonelada del cereal. Este precio es levemente menor al observado para la campaña previa, pero aproximadamente 30% más elevado que los precios observados en los cinco años anteriores, cuyo promedio se ubica en USD 163/tn.

Desde la Bolsa indicaron que gracias tanto a estos precios como al buen clima que se dio en abril, la estimación de intención de siembra del cereal es de 1.409.300 hectáreas, 8% mayor a la de la campaña previa. El costo directo promedio (excluida la cosecha), se ubica en los USD 245/ha. Esto incluye el pago de las labores de siembra, fertilizantes, herbicidas, semilla, cura semilla y fungicidas en concepto de inversión. Si llevamos este número a todas las hectáreas que se esperan sembrar con trigo, la inversión inicial del cereal en estos conceptos sería de USD 345,2 millones, 30% mayor a la del ciclo anterior.

Mirá también:  Se registraron 280 víctimas de femicidio durante el año 2019

Un precio similar al de la campaña en curso, con mejores perspectivas climáticas y mayor agua en las napas a lo largo de la provincia ponen sobre la mesa un mejor escenario para el trigo en el nuevo ciclo. Utilizando el rendimiento promedio de las últimas diez campañas, el margen bruto alcanzaría los USD 187/ha.

A pesar de observar un mayor precio que durante mayo de 2020, antes de comenzar la siembra de la campaña 2020/21, la relación insumo-producto empeoró en un 3,5%. Esto se debe principalmente a la suba en el costo de productos importantes para el cultivo, tales como el fosfato y la urea.

El primero presentó un incremento del 60% en su precio, mientras que el segundo lo hizo en un 42%. De tal forma, la campaña 2021/22 del trigo contaría con insumos más caros que el ciclo anterior. Esto se refleja tanto en los costos directos, con un incremento del 15%, como en el rendimiento de indiferencia, que aumentaría 2,6 quintales por hectárea.

Mirá también:  Salud invirtió 1.4 millones de pesos en diagnósticos y tratamientos simplificados para las hepatitis virales

Siguiendo la misma línea, la Bolsa de Cereales subraya que se observaría un incremento en el gasto comercial del 45%. En primer lugar, se espera un recupero del costo de transporte por tonelada (+ USD 0,6 /tn) y luego, un mayor volumen a transportar, considerando que el rendimiento promedio se ubicaría un 42% por encima del resultado del ciclo previo.

De esta forma, el ingreso total se ubicaría en USD 573/ha, que luego de descontar el costo directo y gastos comerciales, finalizaría en un margen bruto de USD 187/ha.

Suscribirse
Notificación de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios