Posponen los alegatos del juicio del doble crimen de Parque Avellaneda

 

Los alegatos ante el Tribunal Oral en lo Criminal 7 se desarrollan de manera virtual por la plataforma Zoom.
Los alegatos en el juicio a la mujer policía acusada de haber asesinado en 2019 en el barrio porteño de Parque Avellaneda a un matrimonio para robarles sus ahorros y así poder pagar un viaje a Disney para su hija, fueron postergados por una semana porque el fiscal del debate dio positivo de coronavirus.

Si bien estaba previsto que este miércoles a la mañana se inicien los alegatos ante el Tribunal Oral en lo Criminal 7, el fiscal general Oscar Ciruzzi tomó la palabra en la audiencia –que se desarrolla de manera virtual por la plataforma Zoom-, para anunciar que el sábado pasado le dio positivo un testeo de Covid-19 que se realizó en el Hospital Rivadavia.

Ciruzzi, que tiene una trayectoria de 28 años como fiscal de juicio ante tribunales orales de la justicia penal de la Capital Federal y que, entre otros casos resonantes, participó de debates como el que terminó con la condena de la falsa médica Giselle Rímolo y el del femicidio de Wanda Taddei, explicó que transita sin mayores complicaciones la enfermedad, pero presentaba una congestión que no le permitía hacer a lo largo de una hora su alegato oral.

Mirá también:  Robo en el Centro Scout: se llevaron frigoríficos, ollas y hasta inodoros

Por ello, el TOC 7, presidido por el juez Alejandro Noceti Achával, Gabriel Vega y Gustavo Rofrano, dispuso postergar los alegatos para el próximo miércoles, a las 9.30, día en el que después de Ciruzzi también deberán exponer las dos defensas.

El caso

Tiene como principal imputada a la policía Sonia Rebeca Soloaga (36), quien se encuentra detenida en el Complejo Penitenciario Federal IV de Mujeres de Ezeiza, acusada de ser la autora del doble asesinato de Alberto Antonio Chirico (71) y su esposa María Delia Speranza (63).

La mujer es defendida por el abogado Augusto Arena y al estar acusada de los delitos de “robo agravado por haber sido cometido con un arma de fuego en concurso real con homicidio criminis causa, reiterado en dos oportunidades, cometidos mediante arma de fuego y alevosía, y falsa denuncia», enfrentará un pedido de condena de prisión perpetua.

El segundo acusado, aunque en su caso llegó libre al debate, es el entonces novio de Soloaga, el también policía porteño Diego Alberto Pachilla (37), a quien solo se le atribuye la figura de «encubrimiento doblemente agravado», ante la sospecha de que la ayudó a deshacerse del arma o de acomodar su declaración en la falsa denuncia.

Mirá también:  Operativos con aprehendidos por resistirse a la autoridad y más de 20 vehículos secuestrados

Su defensa la componen los abogados Christian Poletti y Hernán Vega, quienes intentarán conseguir su absolución planteando que no se puede imputar de encubrimiento a quien es pareja del autor de un delito.

La imputada policía Sonia Rebeca Soloaga.

Según la acusación fiscal, el 11 de junio de 2019 Soloaga entró a la casa de los Chirico, con quienes mantenía una relación de confianza porque la dejaban pasar al baño y hasta le servían café, los torturó a golpes y culatazos y luego los ejecutó a cada uno con un tiro en la cabeza, usando un almohadón como silenciador, para robarles entre 70.000 y 80.000 dólares de sus ahorros.

Para la fiscalía, el posible móvil del doble crimen fue la deuda que Soloaga tenía que saldar para poder pagar un viaje a Disney que le quería regalar a su hija por su cumpleaños de 15 años.

El 12 de mayo pasado, cuando se inició el juicio, Soloaga declaró que era «totalmente inocente» y que el verdadero asesino «se debe estar riendo» de ella.

En aquella oportunidad, y tal como ya había confesado en la causa, Soloaga también reconoció que fue falsa la denuncia que hizo el día del crimen de los Chirico respecto a que la habían asaltado y robado el arma y 300.000 pesos, y que la realidad fue que se había «olvidado» la pistola y el dinero cuando fue al baño de una estación de servicio.

Mirá también:  Rápido accionar policial durante una colisión en avenida 59

La clave para vincular a Soloaga con el doble asesinato fue aquella falsa denuncia del robo en Flores, donde llamó la atención que la mujer policía que custodiaba la cuadra del crimen había reportado que la asaltaron, que disparó dos tiros -misma cantidad de vainas 9 milímetros recolectadas en la escena de crimen de la pareja-, y que le habían robado el arma y 300.000 pesos en efectivo.

Suscribirse
Notificación de
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios