Un fármaco podría reducir la carga viral de pacientes con Covid-19 en más del 90%

Se trata del masitinib, actualmente aprobado para tratar los mastocitomas en perros.

Un nuevo estudio de la Universidad de Chicago descubrió que un fármaco denominado masitinib podría ser eficaz en el tratamiento del coronavirus y reducir en un 99% la carga viral.

Este medicamento, que ha sido sometido a varios ensayos clínicos, inhibió la replicación del SARS-CoV-2 en cultivos de células humanas y en un modelo de ratón.

El trabajo, publicado días atrás en la revista científica Science, asegura que el fármaco podría ser eficaz contra muchos tipos de coronavirus y picornavirus. Debido a la forma en que inhibe la replicación, también se ha demostrado que sigue siendo eficaz frente a las variantes de la COVID-19.

“Los inhibidores de la proteasa principal del SARS-CoV-2, como el masitinib, podrían ser una nueva vía potencial para tratar a los pacientes de COVID-19, especialmente en las primeras fases de la enfermedad. Es probable que la COVID-19 nos acompañe durante muchos años y que sigan apareciendo nuevos coronavirus. Encontrar medicamentos existentes que tengan propiedades antivirales puede ser una parte esencial del tratamiento de estas enfermedades”, subrayó uno de los directores de la investigación, Savas Tay.

Mirá también:  Francisco pidió rezar "por la mujeres que son víctimas de violencia"

Desde el inicio de la pandemia se han realizado pruebas con cientos de fármacos, muchos de los cuales se utilizan para tratar otras patologías, y no como antivirales.

El masitinib al parecer logra inhibir por completo la enzima viral 3CL en el interior de la célula, hecho que fue confirmado mediante cristalografía de rayos X. El fármaco se une específicamente al sitio activo de la proteasa 3CL e inhibe la replicación del virus.

Aunque actualmente el masitinib solo está aprobado para tratar los mastocitomas en perros, se ha sometido a ensayos clínicos en humanos para varias enfermedades, como el melanoma, la enfermedad de Alzheimer, la esclerosis múltiple y el asma. Ha demostrado ser seguro en humanos, pero provoca efectos secundarios, como trastornos gastrointestinales y edema, y podría aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca del paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *