Dady Brieva y su familia vivieron un mal momento en un restaurante: «por qué no te morís»

La pareja reveló la mala situación que vivió con sus hijos en un restaurante.

El humorista Dady Brieva y su familia fueron sorprendidos en un restaurante de Buenos Aires cuando una mujer increpó al humorista, deseándole la muerte a los gritos frente a la pareja y dos hijos, de 10 y 8 años.

En una entrevista con el programa radial Agarrate Catalina, dijo que el actor -de reconocida militancia peronista- fue agredido verbalmente por una mujer: «Él se hace cargo, pero no somos funcionarios ni empleados públicos, no es nuestro deber marcar un ejemplo ni nada. Él trabaja con el humor y la exageración, te puede gustar o no”, sostuvo la Anchipi.

“La señora le dijo algo como ‘por qué no te morís’, algo así. ahí adelante de los hijos, un montón”, contó indignada la esposa de Dady Brieva. “Me parece muy loco, es como que necesitan odiar a las personas y mostrarlo. Pasar por semejante papelón”, agregó Mariela, que luego reveló cómo maneja con sus hijos este tipo de situaciones vinculadas a la exposición pública.

Mirá también:  Tango BA Festival y Mundial 2021 

“Con nuestros hijos hablamos un montón, tuvieron que madurar muchas cosas antes de tiempo, y saben que son hijos de personas públicas. Mi hija es amiga de la hija de un futbolista de la Selección y comparten eso, aunque sea desde otro lugar el fútbol también es criticado y expuesto”, explicó.

Hacía unos días, Dady Brieva fue noticia por sus críticas al periodista Jorge Lanata. ”¿Alguna vez admiraste a Lanata?”, le preguntó Rodrigo Lussich.

“Sí, me gusta la estética medio gitana que tiene él. Cuando fue a hacer el Maipo me gustó que no esté en el lugar cómodo”, declaró el invitado. “Después nos subimos arriba de un ring y nos cag…. a trompadas, pero es un personaje que creo que no va a pasar desapercibido en la historia”, completó.

Suscribirse
Notificación de
guest
1 Comentar
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
José Maria Martoccia

MUY BIEN POR LA SEÑORA!!! Porque seguro, que el desclasado no fue a comer a un bodegón de barrio popular, sino a alguno de esos medios caritos qué él dice odiar