“El control te salva la vida”: el testimonio de pacientes en el Día Mundial del Cáncer de Mama

En un emotivo acto en el Hospital Irurzun, profesionales y pacientes destacaron el grupo humano y el equipo interdisciplinario con que cuenta el nosocomio de Quequén a la hora de prevenir y luchar contra dicha enfermedad.

En el Día Mundial de lucha contra el Cáncer de Mama, se realizó un emotivo acto en el frente del Hospital Irurzun, donde se descubrió una expresión artística alusiva, un trabajo de jardinería y se dio lugar a testimonios de pacientes y profesionales que integran el gran equipo interdisciplinario del hospital, donde el mamógrafo funciona de forma pública y gratuita.

La jornada fue encabezada por la directora del nosocomio, Carina Mazeris, quien afirmó que “sólo tengo palabras de agradecimiento al gran equipo que se formó, a los que trabajan en la prevención del cáncer de mama y a todos los pacientes”, al tiempo que recordó la memoria de la actriz Marcela García Loyoy, quien padecía la enfermedad y dejó el recuerdo que hoy se expuso en el hospital, y al señor Ramón Yamamoto, quien donó las flores para la obra en el espacio verde.

Mirá también:  Dos ofertas por más de $14 millones para remodelar la Avenida 502 de Quequén 

Luego, dieron palabras alusivas el jefe del servicio de Radiología, Daniel Poujol, las pacientes Gladys Zazali y Elsa Castro, y la psicóloga de los servicios de Oncología, Soledad Ratti, coincidiendo todos en resaltar el equipo humano y el carácter interdisciplinario logrado a lo largo de los años.

En primer término, el Dr. Poujol recordó que “hace poco más de 10 años, siendo director de este hospital, me encontré con un mamógrafo que no se usaba y propuse hacer este servicio, no se pudo y en el breve tiempo que fui secretario de Salud lo primero que hice como acto de gobierno fue viajar a La Plata y conseguir los fondos para este servicio, porque creo firmemente en la presencia del Estado y el derecho a la salud”.

“Así llevamos adelante este proyecto, se sucedieron distintas administraciones y se fue ampliando, y ya no sólo fue la mamografía sino que vino el diagnóstico complementario de la ecografía, la magnificación y después se empezó a hacer interdisciplinario, con todas las especialidades que tiene que ver con esto, con el objetivo de darle chance de vida a la mujer con diagnóstico temprano y también calidad de vida”, completó.

Mirá también:  Cómo estará el clima este jueves en Necochea y Quequén

Por su parte, Gladys Zazali, quien es la paciente 1 del hospital en la temática, expresó que “me siento muy orgullosa del Hospital Irurzun y de su gente, de sus profesionales y de todo el grupo, porque a pesar de que no es una cosa agradable, cada día uno lo lleva de la mejor manera posible y ellos lo hacen posible”, para enfatizar que “el control te salva la vida, la mamografía es lo más importante para empezar, no hay que dejar de hacerlo, a todas las mujeres les digo que son 5 minutos y ya estás tranquila”.

En tanto, la Dra. Soledad Ratti manifestó que “es un orgullo ser parte de un hospital municipal en el que se garantizan todas las instancias como el acceso, la equidad, el diagnóstico, la prevención y el tratamiento del tema”, y “como psicóloga he visto muchas veces con las compañeras del servicio de rayos que las pacientes se asustan, no quieren hacerse el estudio o temen a los resultados, y lo que es importante destacar es que en el hospital hay todo un equipo profesional para acompañar, tranquilizar y explicar aquellas ideas que a veces son equívocas de lo que implica hacerse una mamografía, que en la actualidad es la mejor técnica para diagnosticar la enfermedad en su fase asintomática, cuando aún no es palpable”.

Mirá también:  Llamado a concurso para cobertura de cargos en el área de Salud

Asimismo, alentó la importancia de no postergar los estudios y acercarse al hospital, en línea con que testimonió en el cierre la paciente Elsa Nélida Castro, al expresar que “empecé a los 45 años con el problema y no hay que tenerle miedo, sino tener constancia. Actualmente tengo 81 años y estoy después de 31 años atravesando nuevamente el problema, pero lo sigo bien. No hay que tener temor, sino fe, hay un equipo bárbaro en el hospital y tenemos que cuidarlo porque el nivel humano que hay no se consigue en cualquier lado”.