Un niño jugaba con un encendedor, provocó el incendio de un vehículo y terminó internado

El accidente ocurrió en Bahía Blanca en una casa del barrio San Miguel, un niño de 2 años jugaba con un encendedor dentro de una camioneta, prendió fuego el interior de la misma y terminó siendo internado por inhalar el humo.

En una vivienda ubicada en la calle Bochard al 4.300 en la ciudad de Bahía Blanca se vivió un hecho lamentable el día de ayer. En horas de la tarde los servicios de emergencias locales arribaron al domicilio en cuestión tras recibir un llamado alertando sobre un incendio en un vehículo. Cuando llegaron al lugar observaron que el fuego había sido detenido por la familia, pero se encontraron con un niño que, habiendo provocado las llamas, presentaba varias quemaduras e intoxicación por inhalación de humo, inmediatamente fue trasladado al Hospital Penna donde sigue internado.

Mirá también:  Video: así lucirá el nuevo edificio de la Universidad de Lobería

Un familiar dio su testimonio a la prensa sobre lo ocurrido “El vecino de al lado nos avisó que la camioneta estaba prendida fuego, pero ninguno pensó que el nene estaba adentro”, aseguró Mercedes, abuela de la pequeña víctima. Inmediatamente la familia corrió al patio y vio el vehículo en llamas y es en ese momento cuando el niño se asoma por la ventanilla “Cuando nos vio, empezó a gritar porque se ve que quiso salir pero las puertas se trabaron”, explicó la abuela.

En medio de este angustiante episodio el padre del menor y otro familiar rompen un cristal de la camioneta, abren la puerta y logran extraer al chico, procediendo los demás familiares a apagar el incendio. El menor presentaba el cuerpo cubierto por el hollín de las emisiones y en primera instancia no pudieron determinar si presentaba alguna lesión hasta que fue trasladado por los Servicios de Emergencia.

Mirá también:  Sin resultados positivos, continúa la búsqueda de Luis Barreto

En el hospital se observó que el pequeño sufrió intoxicación por inhalación de humo y quemaduras en ambas manos, la frente y una oreja, sin embargo, las vías respiratorias no sufrieron daños, según la evaluación de los médicos que lo atienden en el hospital Penna, donde sigue internado en la sala de terapia intensiva infantil.

Según comentó la mujer, en el domicilio se desarrollaba un reunión familiar en donde varios chicos jugaban con una pelota en el patio cuando el niño ingresó al vehículo “Es muy travieso, todos los días juega en la camioneta del abuelo. Todos los días (…) Y encontró algo para prender… cómo hizo no lo sé, realmente”, narró Mercedes.

“Es alentador el parte, pero tenemos que esperar a hoy, que lo tenía que ver la cirujana por las quemaduras que recibió” aseguró la mujer, que además, al borde de las lágrimas, ratificó lo traumático de la experiencia que vivió esta familia “Terrible… terrible… Un momento que no le deseo a nadie…”