El detenido por el crimen del kiosquero de Ramos Mejía había estado preso por un robo

El hombre detenido como acusado de haber asesinado de al menos seis disparos a un kiosquero en la localidad bonaerense de Ramos Mejía estuvo seis años preso por robo y salió en libertad en agosto de 2020, mientras que durante esta jornada será indagado por el crimen cometido ayer, por el que fue aprehendida también una adolescente de 15 años, informaron hoy fuentes policiales.

Se trata de Leandro Daniel Suárez (29), quien cumplió una pena de seis años por el delito de «robo por escalamiento» en la Unidad 19 del Penal de Ezeiza, del Servicio Penitenciario Federal.

Las fuentes policiales indicaron que Suárez ingresó al penal el 16 de noviembre de 2014 y egresó el 13 de agosto de 2020, tras cumplir la condena.

Voceros judiciales dijeron a Télam que se aguarda la certificación de ese antecedente mediante el fichaje correspondiente a realizarse en las próximas horas.

Mirá también:  Murieron 113 personas y 8.160 fueron diagnosticadas con coronavirus en el país

Suárez está ahora acusado del homicidio en ocasión de robo del kiosquero Roberto Sabo (45), quien fue atacado durante un asalto en su comercio de avenida de Mayo y Alvarado, en la zona comercial de la citada localidad del partido de La Matanza.

Tras ello, el hombre y una chica de 15 años que lo acompañaba escaparon en un auto que instantes antes habían robado, hecho por el que también están acusados en el marco de una causa que lleva adelante el fiscal de La Matanza Pablo Insúa.

En tanto, por el homicidio de Sabo, Suárez será indagado hoy el fiscal Federico Medone, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial La Matanza.

El hecho ocurrió alrededor de las 14 de ayer cuando Sabo fue asaltado y asesinado de al menos seis balazos en el interior de su kiosco.

Mirá también:  Inauguran el Centro de Servicios de Tecnología Nuclear y Energías Alternativas (CSTN)

Un testigo fue quien alertó a la Policía cuando el asesino salió del local y se fugó con su cómplice en un Ford Focus color negro, que había sido robado minutos antes a mano armada a un remisero que se encontraba por la zona.

Los voceros detallaron que en medio de la huida, los dos delincuentes que iban en el auto chocaron contra un árbol en el cruce de las calles Saavedra y Alvear, tras lo cual ingresaron a un supermercado con la intención de simular unas compras y cambiarse la vestimenta para no ser reconocidos.

De allí, ambos huyeron en una moto robada a un repartidor, aunque fueron alcanzados por efectivos de la comisaría 2da. de Ramos Mejía en avenida de Mayo y Rivadavia.

En poder de los sospechosos se hallaron cinco teléfonos celulares, dinero en efectivo, un revólver calibre 22 con cuatro vainas intactas y una servida.

Mirá también:  Se cortó la mano, la llevó en una conservadora con hielo al hospital y se la reimplantaron

Suárez quedó acusado en la causa, mientras que la adolescente que lo acompañaba fue puesta a disposición de la justicia de menores, que deberá declararla inimputable porque tiene 15 años.

Ayer por la tarde, tras conocerse el crimen del comerciante, un grupo de vecinos se concentró frente a la comisaría de Ramos Mejía para pedir justicia y más seguridad en la zona.

Pedro Sabo, padre de Roberto, aseguró que “le arruinaron la vida” a él y a su familia y pidió que los delincuentes “no salgan más”.

Por la noche, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, se presentó en la comisaría mientras los manifestantes continuaban con su protesta.