Arrojó una bomba molotov en la casa de su vecino tras una pelea y terminó atrincherado

En una vivienda, un joven de 24 años se encontraba atrincherado luego de una pelea entre vecinos. Tras varias horas, el joven concedió el acceso a su departamento y fue detenido.

Luego de ser alertados por los vecinos, la policía se hizo presente en el lugar de los hechos. Al llegar se comunicaron con la abuela, dueña de la propiedad, quien le manifestó al personal que un joven de 23 años había ingresado a la casa, dañando el vidrio de la puerta y espejos del living, e intentó agredir a su nieto, quien se encontraba encerrado en su departamento.

Los efectivos entrevistan a la madre del acusado por la jubilada, quien manifestó que, momentos antes de la presencia policial, el joven atrincherado había arrojado una botella de vidrio con combustible y un trapo, estilo molotov, hacia su casa.

Mirá también:  Detenidos por confrontarse a golpes de puño en presencia policial

Los oficiales, acompañados por el fiscal José Luis Cipolleti, se acercan hasta el departamento, al fondo del inmueble, para hablar con el joven e intentar hacerlo deponer la actitud. En tanto, observan que el señalado tenía en su poder una faca casera, denunciada por la vecina, y otra botella con las mismas características de la arrojada.

Luego de varias horas, el masculino de 24 años decide conceder el acceso a la vivienda. Los efectivos ingresan a la misma y aprehenden al joven, con el fin de trasladarlo al hospital y realizarle los estudios correspondientes. Los médicos certificaron que tenía lesiones en los miembros inferiores, intoxicación por cocaína, benzodiacepinas y cannabis.

Luego de ser atendido en el hospital, fue derivado al Neuropsiquiátrico, pero decidieron no ingresar al joven. Por lo tanto, y luego de realizar los procedimientos legales en la comisaria, decidieron otorgarle la libertad en tenor al artículo 161.

Mirá también:  Recuperan en Mar Del Plata una camioneta que chocó a un móvil policial en Necochea y se dio a la fuga

La Departamental de Necochea decidió mantener la identidad de los implicados en anonimato.