Aumenta la preocupación por el impacto del derretimiento de un iceberg en el Atlántico Sur

Un iceberg, que se desprendió de la Antártida en 2017, terminó de derretirse en las cercanías de la isla Georgia del Sur, y liberó más de 150.000 millones de toneladas de agua dulce que podrían “alternar un ecosistema frágil”, informó hoy un estudio de la revista Remote Sensing of Environment.

En junio de 2017, el témpano, bautizado A68, se separó de la plataforma de hielo Larsen C, al este de la península antártica, en su momento, medía 5.800 kilómetros cuadrados y era el “sexto mayor jamás detectado”.

La investigación advierte que «el volumen de agua desprendido por A68 vertida en un mar donde se alimentan focas, aves y ballenas, podría haber afectado las propiedades del agua y del plancton”.

Según lo publicado por la agencia AFP, “la pérdida del hielo polar en forma de icebergs que luego se derriten es un proceso natural, pero el calentamiento global contribuye a acelerarlo”.

Mirá también:  Otras 137 personas murieron y 7.506 fueron reportadas con coronavirus

A68 estuvo durante dos años en las aguas del mar de Weddell, ubicado entre las costas de la Península Antártica y Tierra de Coats, derivó su recorrido hacia el norte, adentrándose en el Atlántico donde finalmente terminó de derretirse en las cercanías de la Isla Georgia del Sur en 2021.

A futuro, los investigadores esperan poder estudiar sobre “la trayectoria que toman los icebergs y cómo influyen en los océanos polares”, concluyeron.