Aumentó casi un 50% la cantidad de fauna marina muerta en la costa bonaerense

Un total de 125 animales, entre los que hay aves, mamíferos y reptiles marinos, fueron encontrados sin vida durante las tareas de monitoreo de playas, según datos del balance anual de animales asistidos y rehabilitados por la Fundación Mundo Marino, que afirmó que representó un 47% más que en 2020, cuando se encontraron 85 ejemplares muertos.

Por otro lado, 181 animales fueron encontrados vivos y pudieron recibir algún tipo de asistencia veterinaria; de los cuales 35 requirieron asistencia en playa, mientras que 146 debieron ser ingresados al Centro de la Fundación.

Allí, 76 pudieron ser exitosamente tratados y reintroducidos al mar después de recibir el alta médica veterinaria, mientras que 75 animales murieron durante el período de rehabilitación debido a la gravedad de sus cuadros.

Mirá también:  Procesaron por encubrimiento al dueño de un taller que tenía una camioneta robada

Según Mundo Marino, la especie más afectada fue el delfín Franciscano, que por tercer año consecutivo encabeza la lista de animales hallados sin vida en la costa, informaron desde la entidad.

Este espécimen se encuentra en estado vulnerable según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y se estima que mueren entre 500 a 800 delfines por año en la costa bonaerense debido a la pesca incidental, precisaron desde Mundo Marino.

«La Franciscana es un delfín de hábito costero que sólo habita en la costa atlántica de Sudamérica. Por elegir aguas poco profundas cercanas a la costa es una especie que se encuentra amenazada tanto por la captura incidental, en redes de pesca, como por la contaminación de tipo química y acústica», explicó Sergio Rodríguez Heredia, biólogo y responsable del Centro de Rescate de la fundación Mundo Marino.

Mirá también:  Necochea quedó afuera de la inscripción para la nueva línea de lotes con servicios

Otras de las especies más afectadas durante este periodo fueron el lobo marino de dos pelos Sudamericano y el pingüino Magallánico, quienes mayormente presentaron cuadros de desnutrición y deshidratación seguida de hipotermia.

«Por algún motivo ambas especies no encuentran el alimento suficiente y salen a nuestras costas con cuadros de desnutrición de distinta gravedad. Ambas absorben el agua a través de alimento sólido que ingieren, principalmente pescado, por lo que si no comen sobreviene un cuadro de deshidratación», explicó Rodríguez Heredia.

Y agregó que: «En esos casos, pierden la posibilidad de termorregularse y salen famélicos a la playa»

También, la Fundación señaló que la contaminación por basura en el mar afectó especialmente a la tortuga marina dado que ingieren distintos tipos de plásticos y elementos extraños al confundir su alimento (fauna gelatinosa, algas y pastos marinos) con la basura.

Mirá también:  Lobería: tres nuevos casos de coronavirus y tres recuperados

Por último, el informe señaló que los delfines Franciscanos fueron la especie marina más afectada por el uso de redes de pesca.
Imprimir Descargar Copiar