Se multiplican las falsas denuncias por grooming en la zona

En Necochea identificaron como posible autor de este tipo de ilícitos a un joven que está preso en la cárcel de Batán, mientras que en una fiscalía ubicada en el juzgado de Azul se conocieron los hechos de la existencia de estas características.

Un fiscal con asiento en el juzgado de Azul advirtió a la ciudadanía sobre una nueva modalidad delictiva, a través de la cual el sujeto extorsionó a la víctima luego de contactarla en las redes sociales, y, a través de ella, haciéndola creer que iba a denunciarla por grooming, el delito definido como la «captación por medios tecnológicos de menores de edad con fines sexuales».

En el transcurso de la semana pasada, la UFI 22, a cargo del fiscal Lucas Moyano, fue informada de al menos dos hechos de estas características, pero en ninguno de los casos esos damnificados pagaron por esas extorsiones.

Además, uno de los hechos fue denunciado, por lo que ahora se tramita una causa penal para identificar a los autores.

Mientras esto sucedía en Azul, un caso similar tenía como protagonista a un detenido en la prisión de Batán.

Mirá también:  “Que el turista pueda venir a Necochea y la encuentre cambiada y modernizada”

Como informó Diario Necochea días atrás, una banda extorsionó a un vecino de Azul, haciéndolo entregar dinero y hasta su teléfono celular.

Según lo que después refiriera el damnificado, los hechos que sufrió comenzaron cundo mantuvo «una conversación íntima con una joven a través de la red social Facebook».

Momentos después, la víctima recibió una llamada de un sujeto haciéndose pasar por el padre de la joven a la que había contactado previamente en las redes sociales. Y en ese intercambio le advirtió que había estado chateando con “una menor de edad”, razón por la cual comenzó a extorsionarlo, pidiéndole que le diera dinero a cambio de que no lo denunciara.

Como informó este medio, en este caso el engaño fue total, pues la víctima terminó entregando el dinero y el celular a su extorsionador.

Tras ser denunciado el hecho ante el sistema judicial, se determinó que el responsable más probable de lo ocurrido era un recluso de 26 años recluido en la prisión de Batán, identificado en esta investigación penal como Franco Junco Salvador.

Mirá también:  Cómo estará el clima este viernes en Necochea y Quequén

En el marco de la misma investigación, también se allanaron dos inmuebles, en los que identificaron relacionado a lo ocurrido. Los agentes de policía realizaron un procedimiento similar en la celda de la prisión de Batán donde se encontraba recluido el acusado en el caso.

Casos similares en Azul y Olavarría

La UFI 22 con asiento en el Palacio de Justicia con asiento en Azul confirmó la existencia de casos de estas características en esa ciudad y Olavarría, ocurridos hace unos días y uno de los cuales se encuentra ahora bajo investigación.

Según informó el portal de Azul El Tiempo, en esta causa penal, aportados como prueba a la pesquisa iniciada desde la fiscalía a cargo de Moyano capturas de pantalla de mensajes que la víctima de esta extorsión recibió a su teléfono celular, provenientes de un móvil con prefijo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con una foto de un sujeto que está vestido con uniforme policial y se hace pasar por un comisario.

Textualmente, los mensajes del estafador dicen: «Cuanto tenes y te ago desaparecer la denuncia hecha»; «Comunicate urgente»; «Digame ahora cuanto hay y arreglamos sino la fiscalía se hará cargo de los delitos que comete usted» y «Listo señor seras visto por los medios de televisión y redes sociales por acosador de menores».

Mirá también:  Fue atacado por un pitbull mientras paseaba a su mascota

La víctima comenzó a recibir estos mensajes luego de contactar a un usuario con nombre femenino en la red social; que con ese perfil intercambiara fotos y que le diera también el número de su teléfono celular.

Luego, en un intento de chantajearlo con mensajes de una persona que decía ser policía. El delincuente también le dijo que fue denunciado porque la femenina con la que chateaba en Facebook era menor de edad.

De esta manera comenzó a chantajearlo, exigiendo dinero asegurando que de esa manera retiraría las denuncias falsas en su contra. Y también le dijo que haría pública la situación,

Al final, la víctima acudió a la justicia para denunciar lo sucedido, y el autor de este engaño no pudo obtener dinero por la vía delictiva que pretendía cometer.