Una empresa de energía eólica se declaró culpable luego de la muerte de al menos 150 águilas

La empresa de energía eólica NextEra Energy, ESI Energy, se declaró culpable en un juicio tras la muerte de al menos 150 aves. En consecuencia, debieron pagar más de 8 millones de dólares y reponer las águilas muertas.

La empresa, es una de las mayores proveedoras de energía renovable de los Estados Unidos Tiene más de 100 parques eólicos en EE. UU. y Canadá y también genera gas natural, energía nuclear y solar. Luego de enfrentar un juicio luego de que algunas de sus turbinas mataran alrededor de 150 águilas en ocho estados del mencionado país. Como consecuencia, debieron afrontar el pago de 8 millones de dólares y la reposición de las aves.

La subsidiaria de la empresa, recibió también la condenada a cinco años de prisión tras la acusación por tres cargos de violación de la Ley del Tratado de Aves Migratorias, ante un tribunal estadounidense. Además de esas muertes, la compañía se hizo responsable de las muertes de águilas reales y calvas en 50 parques eólicos afiliados a ESI y NextEra desde 2012. Se mataron pájaros en ocho estados: Wyoming, California, Nuevo México, Dakota del Norte, Colorado, Michigan, Arizona e Illinois.

Mirá también:  Educación acompaña la presentación de un libro que visibiliza a Energía

La mayor parte de las aves fallecidas, fueron golpeadas por las aspas de las turbinas eólicas.

Los fiscales dijeron que el que la compañía no tomara medidas para proteger a las águilas o no obtuviera permisos para matar a las aves le dio una ventaja sobre los competidores que tomaron tales medidas, incluso cuando ESI y otras afiliadas de NextEra recibieron cientos de millones de dólares en créditos fiscales federales de la energía eólica que producían.

Un vocero de NextEra, Steven Stengel, dijo que la compañía no buscó permisos porque cree que la ley no los requiere para muertes accidentales de aves. Además, aseguraron, que el hecho de haber reconocido esas muertes, les permitirá seguir adelante sin amenaza de juicio.

Un estudio demostró que si se pinta una élice de color negro resulta en un 70% menos de probabilidad de colisión con aves | Foto: iStock

Luego de estos sucesos, un estudio permitió demostrar que, si se pinta una de las palas de una turbina eólica, de negro hay un 70% menos de probabilidad de colisión con aves. «Eso tiene que ver con la forma en que las aves perciben el rotor en movimiento de una turbina eólica», dice Jesper Kyed Larsen, experto ambiental de Vattenfall. «Cuando un pájaro se acerca a las élices giratorias, las tres élices individuales pueden ‘fusionarse’ en una mancha y es posible que las aves ya no perciban que es un objeto a evitar. Una élice negra interrumpe el patrón, haciendo que las mismas se mezclen en una sola imagen menos probable.