Familiares de víctimas de Etchecolatz repudian la prisión domiciliaria del genocida

Familiares de víctimas del represor multicondenado Miguel Etchecolatz repudiaron hoy el fallo de la Cámara de Casación que le otorgó la prisión domiciliaria al genocida y afirmaron que con esa resolución los jueces «volvieron a desaparecer a sus familiares».

«Repudio la decisión de los jueces que le dieron la domiciliaria a un genocida. Hoy siento que con este fallo los jueces volvieron a hacer desaparecer a nuestros familiares, los vuelven a ocultar en las tinieblas», dijo a Télam Marta Úngaro, hermana de Horacio Úngaro, uno de los estudiantes secuestrados y desparecidos en el hecho conocido como «La Noche de los Lápices».

La mujer expresó que Miguel Etchecolatz «tiene que recibir toda la atención médica que requiera, pero debe cumplir hasta el último día de condena en cárcel común y efectiva».

«Etchecolatz aún nos tiene que decir dónde está Clara Anahí Mariani (la beba apropiada tras asesinar a su madre en La Plata), dónde está el cuerpo de mi hermano y dónde está Jorge Julio López», puntualizó la mujer.

Marta afirmó que pensaba que «con las condenas teníamos un poquito de justicia, pero no, no puede ser que la justicia nos haga pagar de esta manera».

Mirá también:  Una jauría de perros atacó a un hombre mientras jugaba golf en Sierra de los Padres

«Repudio que le concedan la domiciliaria, que pueda estar en su casa gozando de ese beneficio, Etchecolatz es un anciano, pero es un genocida; es un anciano pero es un asesino y debe estar en cárcel común, perpetua y efectiva, asistido por médicos pero en ese lugar», añadió.

También expresó su repudio Rubén López, uno de los hijos del albañil Jorge Julio López, quien declaró como sobreviviente de la dictadura en 2006 en el juicio al genocida, y durante el cual desapareció por segunda vez.

«Repudio que le concedan la domiciliaria, que pueda estar en su casa gozando de ese beneficio, Etchecolatz es un anciano, pero es un genocida; es un anciano pero es un asesino y debe estar en cárcel común, perpetua y efectiva, asistido por médicos pero en ese lugar»

En declaraciones a Télam, Rubén Lopez sostuvo que el fallo le causa «tanta bronca que no sé qué decir sin caer en el insulto, que es lo que correspondería decir».

Recordó que «en el 2017 empezamos con una domiciliaria y Etchecolatz terminó de vacaciones dos meses en Mar del Plata».

Mirá también:  Covid-19 en Argentina: se registraron 7.506 nuevos casos y 137 muertes

«Hay jueces que parecen delincuentes. Esto me causa indignación, sobre todo porque hace 15 días otro tribunal dictó una condena a perpetua para Etchecolatz y hoy le dan la domiciliaria», afirmó.

El exjuez Carlos Rozanski, expresidente del Tribunal Oral Federal 1 platense que condenó a Etchecolatz por genocidio en el 2006, escribió en su cuenta de Twitter que «tres jueces argentinos acaban de firmar una resolución que manda a su casa a Etchecolatz. El domicilio de los genocidas debería ser siempre la cárcel. No es una cuestión de edad, es una cuestión moral».

La Cámara Federal de Casación Penal concedió entre ayer y hoy al menos tres prisiones domiciliarias a represores condenados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar, entre los que se encuentra el exdirector de Investigaciones de la Policía Bonaerense Miguel Osvaldo Etchecolatz, quien tiene varias sentencias a cadena perpetua, por lo que se estima que no se hará efectiva la domiciliaria.

«Hay jueces que parecen delincuentes. Esto me causa indignación, sobre todo porque hace 15 días otro tribunal dictó una condena a perpetua para Etchecolatz y hoy le dan la domiciliaria»

La resolución que beneficia a Etchecolatz fue adoptada en el marco de la causa en la que se encuentra procesado por el asesinato de Horacio Alejandro Benavides, un militante de 22 años ejecutado en septiembre de 1976, a metros de la Plaza Moreno de La Plata, por un grupo de represores de la Dirección General de Investigaciones.

Mirá también:  Entra en vigencia el aumento del 70% en el reintegro para compras con débito

Para concederle el arresto domiciliario al represor, los jueces consideraron que tiene 93 años y que, como planteó su defensa, su salud sufrió un deterioro por la supuesta falta de recursos del Servicio Penitenciario Federal para poder asistirlo debidamente.

El abogado Pablo Llonto, representante de la querella, se había opuesto a que se le concediera tal beneficio, e incluso aseveró que «las patologías presentadas por Etchecolatz se encuentran tratadas adecuadamente» y resaltó que «el hecho de que se encuentre actualmente en el Sanatorio en Merlo es prueba de que se puede garantizar su derecho de acceso a la salud».