Las 6 mejores cosas que hacer en Tandil

Esta ciudad al sur de la provincia de Buenos Aires es reconocida como un lugar soñado por su condición histórica y paisaje montañoso en el que se puede disfrutar de la naturaleza y la gastronomía. Al mismo tiempo, puede recorrerse los hitos históricos de la ciudad o relajarse en una de las cabañas en Tandil.

¿Por qué Tandil?

Existen muchos motivos por los cuales los turistas y viajeros eligen hacer de Tandil un destino necesario cuando se recorre la provincia de Buenos Aires. La ciudad se encuentra al pie de las sierras de Tandil, conocido como el sistema de Tandilia, en el sureste de la provincia, lo que ofrece grandes paisajes y rutas de alpinismo que nos permiten adentrarnos en el bosque y la montaña.

La ciudad de Tandil fue fundada por el general Martín Rodríguez en 1823, quien llegó a ser gobernador de lo que hoy se constituye como la provincia de Buenos Aires. Actualmente, cuenta con alrededor de 150 000 habitantes y un sector turístico muy desarrollado que ofrece toda clase de hospedajes, servicios y actividades a los viajeros.

En la actualidad, Tandil ofrece una gran variedad de actividades recreativas y de ocio que se combinan con la gastronomía artesanal: salames, dulces, quesos y mucho más. La ciudad cuenta con un casco histórico de calles empedradas y caserones antiguos que conservan su encanto original.

Existen muchas actividades que hacer en Tandil. Al disponer de una gran influencia del turismo, pueden encontrarse muchos servicios y hospedajes para cubrir los distintos intereses y preferencias vacacionales.

1. Hospedarse en una de las cabañas en Tandil

Uno de los principales atractivos de la ciudad son sus hospedajes. Se trata de una de las decisiones más importantes para disfrutar de una experiencia acogedora. En este sentido, puede optarse por una opción rústica como Cabañas Las Moras o de mayor nivel como Cabañas Altos del Lago, ambos complejos cerca del Lago del Fuerte, en comunión con la naturaleza y el bosque.

Mirá también:  Definieron los protocolos para la temporada de verano

2. Lago del Fuerte

Reconocido como uno de los atractivos más emblemáticos de Tandil, este lago dispone de muchas actividades acuáticas como el kayak o el paseo en lancha. Asimismo, dispone de zona de pesca para los entusiastas de este deporte. Se trata de una gran opción para compartir en familia y disfrutar del aire libre y el sol.

3. Piedra Movediza

Otro sitio emblemático de la ciudad es la llamada Piedra Movediza, un curioso hecho rocoso que se ubicaba en perfecto equilibrio sobre la cima de uno de los cerros que se encuentran sobre la ciudad. En 1912, esta inmensa piedra se desplomó y se partió en tres pedazos que hoy se conservan como remanentes de su antiguo esplendor.

4. Casco histórico

Al tratarse de una ciudad antigua cuyo pasado sigue vivo en sus calles y monumentos, no debe desaprovecharse la oportunidad de visitar el casco histórico de la ciudad. Como muchas de las ciudades de aquel entonces, esta conserva las calles de adoquines y las fachadas de los edificios más emblemáticos del pasado, bañado por el aroma inconfundible de las flores de azahar.

Visitar Tandil centro es una actividad obligada para conocer más a fondo la ciudad. En tu recorrido puedes comenzar por la Plaza de la Independencia rodeada de arbustos de naranjos con obras de escultores franceses. Además, tendrás enfrente el Palacio Municipal y el Templo de Santa Tisima de Sacramento, que data de 1929.

Mirá también:  Se realizó con éxito la colecta "Juntos podemos hacer mucho por el hospital"

Otra actividad que puedes realizar en tu vista a Tandil es conocer el centro histórico de la ciudad: su plaza principal. Además, también puedes entrar al Museo de Bellas Artes, donde podrás ver pinturas de artistas locales.

Luego puedes visitar el Parque de la Independencia en el corazón de Tandil. En su entrada verás una fachada de estilo renacentista, tras la cual tendrás que subir unos 300 metros para llegar a la cima. En este lugar hay varios restaurantes donde se puede almorzar y degustar la gastronomía local. El Parque de la Independencia es el mejor lugar para ver una puesta de sol romántica en la ciudad. Además, es un parque muy tranquilo. La vista es hermosa y tiene un extraño edificio morisco conocido como el castillo, que fue donado a la ciudad de Tandil por la comunidad española en su centenario.

Por la tarde puedes subir al monte Calvario guiado por el Vía Crucis que recorre todo el camino. Una vez que llegues a la cima, verás un enorme Cristo crucificado hecho de mármol. Además, disfrutarás de una vista panorámica de Tandil.

5. Visitar las montañas y cerros de Tandil

Para disfrutar de la naturaleza, puedes pasear por Sierra Leona (Cerro la Movediza) por los alrededores de Tandil, donde hay una piedra de más de 200 toneladas en un pequeño rincón de la montaña.

Luego, puedes subir a la montaña Centinela, donde hay piedras de mármol de más de 6 metros de altura en posición vertical. Además, al llegar a la cima, podrás disfrutar de una vista panorámica de toda la ciudad y sus montañas.

Mirá también:  El armado de balnearios ya anticipa el verano

Por la tarde, los turistas pueden caminar hasta la montaña Mate durante más de 3 kilómetros, y pueden ver algunos monumentos de Canteros, que son picapedreros. Este trayecto se puede realizar en bicicleta, coche o moto.

El Valle del Picapedrero, un parque recreativo donde puedes encontrar muchas actividades, está ubicado en el Cerro Aurora. Está cerrado entre semana, pero se puede caminar por los diferentes senderos que lo recorren. Gracias a su señalización, puedes recorrerte los alrededores para conocer la flora y fauna del lugar.

Muy cerca del valle de Picapedrero se encuentra el Paseo de los Pioneros, donde también se puede realizar un paseo y conocer la flora de la zona, siempre con una increíble vista de Tandil. Lo interesante de este paseo es que es un espacio que rinde homenaje a Los Pioneros, familias inmigrantes que llegaron a la zona para extraer piedra de la cantera. En varios puntos del recorrido se pueden observar carteles informativos sobre cómo se asentaron las familias en la zona en esa época.

6. Ruta de los embutidos
Para finalizar, no debemos privarnos de deleitarnos con un recorrido por las famosas tiendas de embutidos y quesos artesanales que habitan la ciudad. Se trata de una gran oportunidad de obtener un producto cuidado, elaborado de manera local y a precios increíbles, especialmente si se participa de una degustación con un buen vino.