Un vuelo sospechoso: retienen en Ezeiza un avión venezolano con pasajeros iraníes

Se cuestiona al Gobierno por el permiso de aterrizaje en nuestro territorio considerando la vinculación del grupo iraní con el grupo terrorista islámico Quds.

Una aeronave Boeing 747 con bandera venezolana fue retenida en Ezeiza con 14 tripulantes a bordo, 5 de ellos de origen iraní, y uno de ellos, Gholamreza Ghasemi, perteneciente a la fuerza Quds, considerada por Estados Unidos un grupo terrorista. Dicha Fuerza responde a los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, especializados en guerras, además de operaciones de inteligencia militar. También, son los responsables de realizar actividades fuera de las fronteras de Irán.

Los 14 tripulantes fueron alojados en hoteles con permisos provisorios de estadía. Sin embargo, migraciones retuvo los pasaportes de los iraníes, que serán devueltos al momento en que estos compren un pasaje para irse del territorio nacional, en tanto cuentan con un permiso especial para permanecer y circular. En el caso de los venezolanos, no fueron retenidos ya que su país forma parte del Mercosur.

Mirá también:  La subsecretaria de turismo de la provincia impulsa una ley para incentivar las inversiones hoteleras

Los elementos transportados en el avión fueron escaneados y se descartó la presencia de explosivos o sustancias ilegales; sin embargo se procedió con cautela considerando que Argentina considera siempre sensible la presencia de viajeros iraníes, en razón de las alertas rojas de captura emitidas por Interpol que rigen para ex gobernantes de su país, acusados por vínculos con el atentado contra el centro AMIA de la comunidad judía argentina cometido en 1994.

Según trascendió, tras averiguaciones se supo que el avión pertenece a la empresa venezolana Emtrasur y que fue comprado en febrero a la iraní Mahan Air, investigada en Estados Unidos por supuestos nexos con fuerzas militares de Teherán. La aeronave permanecerá en Ezeiza, ya que hasta ahora ninguna empresa de combustible quiere venderle por las alertas internacionales que saltaron tras conocerse el vínculo de Mahan Air con los Quds. Los tripulantes, si quieren dejar el país, deberán hacerlo por las líneas regulares de vuelos comerciales, en tanto continuarán las investigaciones de su arribo.

Mirá también:  El Gobierno usará $1.000 millones para que las cárceles tengan Internet

Por su parte, Patricia Bullrich cruzó al Gobierno de Fernández por permitir la permanencia de la aeronave con presencia de iraníes en suelo Argentino, mediante un posteo en su cuenta de Twitter: «La ineficiencia y la permisividad cómplice del Gobierno ante una cuestión tan peligrosa como la permanencia en el país de un avión que está señalado como parte de una trama internacional terrorista, nos pone en una alianza directa con quienes atentaron dos veces contra el país».

Según trascendió, la aeronave había intentado aterrizar en aeropuerto uruguayo, pero tras realizar tres vueltas en los alrededores a la espera de las formalidades, la nave y sus tripulantes no obtuvieron permiso de aterrizaje en el vecino país, contrario a lo que ocurrió en Argentina, donde les permitieron aterrizar en Ezeiza.