Cinco consejos a la hora de contratar un Seguro de Hogar en Necochea

Todos nosotros buscamos que nuestro hogar sea un espacio completamente confiable para nosotros y las personas con las que vivamos, sin que tengamos que sufrir por la inseguridad u otros episodios desafortunados. Y muchas veces, poner rejas, alarmas o perros guardianes no terminarán de darnos esa necesidad de protección que estamos buscando.

Por eso, cada vez más personas decantamos por contratar seguro de hogar para darnos, no solo a nuestra casa y familiares, sino también a los objetos de valor que hay en ella (tanto económico como sentimental), el reconocimiento y la seguridad que se merecen.

¿Qué son los seguros de hogar?

Es un seguro por el que el dueño o el poseedor de una vivienda se aseguran cubrirse de los riesgos que significan que la casa sufra daños de cualquier índole, como pueden ser cortocircuitos, rotura de cañerías, averías diversas, accidentes domésticos, causados por accidentes climáticos, robos, etc. Contratar un seguro de nuestro hogar nos brindará la posibilidad de una respuesta rápida ante una eventualidad y un respaldo confiable en dichas situaciones.

¿Qué deberíamos tener en cuenta al contratar un seguro de hogar?

Mirá también:  Filmarán la primera película de ficción en el espacio

En nuestro país existen dos tipos de póliza de se seguros, las obligatorias y las optativas. Las primeras son, como lo dice su nombre, de contratación obligatoria, pero no todos los ciudadanos están obligados a suscribir. En este grupo están los seguros automotores, los de riesgo de trabajo (ART) o de vida colectivo.

Los segundos son aquellos que particulares eligen para tener más seguridad en su vida. En este apartado, los seguros del hogar son los más populares. Sin importar el motivo de contratación, es importante que tengamos en cuenta algunas de las cosas que mencionaremos a continuación antes de elegir nuestro próximo seguro.

·      Chequear a la aseguradora
Esto es un paso clave, debemos estar seguro de que, tanto la aseguradora como el productor-asesor del seguro, tengan inscripción y autorización de la Superintendencia de Seguros de la Nación, ente regulador de las leyes de Seguros y encargada de controlar a los Aseguradores. La Superintendencia cuenta con su propia web para que podamos realizarle las consultas pertinentes.

Mirá también:  Proyecto Mochi teje vínculos importantes en nuestra ciudad

·      Conocer diferencias entre los tipos de seguro
Ya los hemos mencionado previamente, en el país hay dos pólizas de seguro, los obligatorios y los opcionales, y el seguro de hogar entra en ese segundo grupo. Diferenciar uno de otro implica saber qué documentación requerirá su aplicación y la modalidad de cobertura que tendrá.

·      Comparar precios y coberturas
No todos los seguros brindarán la misma protección ni tendrán el mismo precio. Las coberturas totales son obviamente las más costosas, pero son las que cubren todas las eventualidades posibles. En caso de que nos interesen algunas en particular sobre otras, la aseguradora puede ofrecerte planes más específicos.

Muchas compañías ofrecen packs de protección recomendables según nuestro tipo de domicilio, por ejemplo, siendo los de vivienda de alquiler un poco más económicos que los de un hogar. Otros, también pueden ofrecernos la instalación de cámaras de seguridad de regalo en la entrada de tu casa, asistencia las 24 horas, protección de mascotas y vehículos de menor tamaño, como bicicletas, y hasta incluso cupones de descuento o reintegro para utilizar en tiendas asociadas.

Mirá también:  Se espera un lunes fresco pero sin lluvias sobre Necochea y Quequén

·      Leer el contrato
Esta es una indicación tan obvia como necesaria. Recordemos que, a fin de cuentas, estamos firmando un contrato legal y todas las partes deben estar de acuerdo con lo que se está estableciendo. Debemos asegurarnos de conocer la reglamentación y confirmar tu aprobación antes de poner la firma a la solicitud de seguro.

·      Leer la póliza en detalle
Como ya hemos mencionado, las aseguradoras tienen la posibilidad de hacer planes especiales, totales o asegurar a nuestro hogar solamente para algo en específico (por ejemplo, contra robos). Este último paso es, probablemente el más importante de todos, ya que las condiciones particulares de la póliza acordada tienen que estar impactadas en el documento que nos den.

Una vez que hayamos pedido la póliza, tenemos en total hasta 30 días para hacer cualquier tipo de reclamo de irregularidad o distinción entre lo acordado en las condiciones previas y lo que termina figurando en el contrato.