Dos jóvenes argentinos fueron seleccionados entre los 50 mejores estudiantes del mundo

La Fundación Varkey en conjunto con Chegg.org, son las organizaciones que promueven el premio Global Student Prize 2022 que busca premiar con 100.000 dólares al mejor estudiante del mundo, basándose en sus logros académicos y emprendimientos. Entre los 50 finalistas, se encuentran dos jóvenes argentinos de 25 años, provenientes de las provincias de Tucumán y de Buenos Aires, que lograron sobresalir entre los siete mil postulados.

Los organizadores del reconocimiento al mejor estudiante del año informaron a los medios: “Estamos encantados de anunciar los 50 finalistas por el premio de 100.000 dólares del Global Student Prize 2022 de Chegg.org, seleccionados de entre 7.000 aplicaciones de estudiantes de 150 países del mundo”

Orgullo para la Argentina es la presencia de dos jóvenes de 25 años, seleccionados entre los finalistas. Se trata de Axel Córdoba, oriundo de la provincia de Tucumán, estudiante de Geología en la Universidad Nacional del Comahue. “Estoy muy contento y sorprendido porque no me lo esperaba, además de todo lo que esto implica para los proyectos que tenemos”, sostuvo el tucumano quien ideó un proyecto de ciencia cristalina, que logró implementar a partir de una beca otorgada por el Instituto Balseiro. También creó el Hidroplus, un hidrogel que absorbe el agua, la retiene y la aporta a medida que la planta lo necesita, pudiendo reducir hasta un 50% su uso en el riego, y tiene un uso potencial en revegetación y reforestación de especies nativas en zonas áridas.

Mirá también:  Gabriela Ricardes asume la dirección del Complejo Teatral de Buenos Aires

El otro argentino finalista es Nicolás Monzón, quien proviene de la localidad bonaerense de Quilmes, y cursa Ingeniería en Informática, en la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) y Matemática, en la Universidad de Buenos Aires (UBA). Monzón se mostró “agradecido y feliz”, y recalcó que “es una gran responsabilidad porque hay un montón de personas que necesitan ayuda y ser acompañados”.

Este segundo joven, mientras terminaba la secundaria, tomo un curso de reparación de computadoras y diseño, y con la ayuda de un profesor pudo ir a estudiar en la universidad, donde formó parte del grupo Jóvenes en Acción (JEA), que ofrecen acompañamiento y apoyo escolar. Además logró una beca en la UADE y comenzó la carrera de Ingeniería en Informática donde, junto a compañeros, creó la startup Magnetar, una desarrolladora de software que realiza códigos a medida: “De ganar del premio invertiría en el grupo de Jóvenes en Acción y el emprendimiento que hice con unos compañeros de la Universidad”, expresó Nicolás.