Advierten que las exportaciones de trigo caerán 48% por el impacto de la sequía

Las exportaciones de trigo de Argentina en 2022/23 caerán un 48% respecto al ciclo anterior por el impacto de la sequía y las heladas tardías, por lo que se perderán ingresos por $2.221 millones, estimó hoy la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Luego del último recorte realizado por la entidad bursátil a 11,8 millones de toneladas, también se ajustó la proyección de exportaciones de 8,9 a 7 millones de toneladas, aunque si se toma en cuenta el volumen despachado en 2022, la merma sería de 7,5 millones de toneladas.

Esto ubicará a las exportaciones de esta campaña a $2.379 mil millones, en comparación con $4.6 mil millones en 2021/22.

A su vez, “si comparamos la evolución de las exportaciones de trigo valuadas en dólares a lo largo de los últimos 10 años, vemos que las exportaciones de la 2022/23 es la más baja de los últimos tres años”, señaló la BCR.

Mirá también:  Dirigentes políticos de Necochea expresaron su repudio contra el atentado hacia Cristina Kirchner

Por otra parte, el informe de la entidad bursátil marcó que el ajuste productivo llevó a “un stock final que se reduce a más de la mitad en comparación al ciclo actual”, por lo cual la relación entre el consumo y las existencias queda definida en un 10%.

Esto provocará “una situación más ajustada para el abastecimiento de cara al empalme de cosechas del próximo año; este ratio es, en efecto, el más bajo desde la campaña 2016/17”.

Esta fuerte reducción de rendimientos se presentó con mayor fuerza en la zona núcleo, con una pérdida estimada de $650 millones para los productores, teniendo en cuenta un rinde promedio de 15 qq/ha y una superficie perdida de 391.000 hectáreas.

Por un lado, los $650 millones se componen del valor de las hectáreas (no cosechadas) perdidas por efectos climáticos adversos (estimado en $307 millones); mientras que las restantes 920.000 hectáreas de terreno tienen un menor rendimiento efectivo y caída del margen bruto registrado en las 920.000 hectáreas restantes suman otros US$ 343 millones.