Diputados aprobó con 195 votos y envió al Senado el proyecto de alcohol cero para conducir

“El consumo tiene impacto y afecta las facultades”, expresó la diputada nacional necochense Jimena López por el Frente de Todos allí presente. La iniciativa propone reducir de 0,5 a 0 miligramos la cantidad de alcohol por litro de sangre que puede tolerarse para conducir. Obtuvo 195 votos afirmativos, 19 en contra y cuatro abstenciones.

La Cámara de Diputados aprobó y envió al Senado el proyecto de ley que reforma la Ley de Tránsito para reducir de 0,5 a 0 miligramos la cantidad de alcohol por litro de sangre que puede tolerarse para conducir, con 195 afirmativos, 19 en contra y cuatro abstenciones, estas dos últimas expresiones provenientes mayoritariamente de diputados de provincias con actividad vitivinícola.

Durante la jornada estuvo el presidente de la comisión de Transportes, Jorge Rizzotti (UCR) y la vicepresidenta necochense por el Frente de Todos, Jimena López quien destacó “esta ley viene a poner límite a la especulación de una copa o dos. El consumo tiene impacto y afecta las facultades”.

Familiares y organizaciones expusieron sus trágicas historias de muerte evitables como resultado del manejo de conductores ebrios.

Por su parte, la diputada del PRO, María Luján Rey, enfatizó: “Hoy estamos regulando cómo se debe conducir en nuestro país, esta ley viene a igualar la responsabilidad a los conductores priorizando la seguridad. El bien que queremos resguardar no es más ni menos que el bien de la vida”.

Mirá también: Mauro Viale, el hombre que creó un género televisivo, polémico y único

Desde el interbloque Federal, el exministro de Transportes, Florencio Randazzo, precisó: “Cuando hablamos de seguridad vial estamos hablando de vida o muerte; y sobre todos en menores de 25 años la mayor causa de muerte no natural es la accidentología vial, por eso valga si tiene importancia o no debatir este tipo de cuestiones”.

En contra del proyecto, el diputado José Luis Espert, de Avanza Libertad, consideró: “legislar sobre alcohol cero por supuesto que es barato y gratis, pero creo que no pasa por esto el problema de los accidentes viales sino por una cuestión de educación vial, muchas más autovías en lugar de rutas comunes y de esa manera el estado y la responsabilidad política estarían resolviendo el problema de los ciudadanos.

“Conducir alcoholizado aumenta el riesgo de accidentes, pero no está demostrado que bajar de 0.5 a 0.0 tenga efectividad y justifique que se limiten aún más las libertades de los ciudadanos. El Estado no hace autopistas ni toma medidas con las cuales sí disminuirían las muertes”, agregó.

Mirá también: Evangélicos y católicos rechazaron el aborto legal: "Retrocedimos siglos de civilización"

Otras personas que se expresaron en contra Ricardo López Murphy, de Republicanos Unidos-Juntos por el Cambio y la mendocina radical Jimena Latorre.

Por el oficialismo, el santafesino Roberto Mirabella consideró que “este proyecto no es en contra de nadie, ni de los que fabrican autos ni de los que producen alcohol. Todo lo contrario, nosotros alentamos y apoyamos a los que trabajan, producen, invierten y generan valor. Este proyecto es a favor de la vida, este proyecto es para cuidarnos todos como especia humana. Es una acción a favor de la vida”.

En el cierre de los debates, el presidente del bloque PRO, Cristian Ritondo, argumentó su voto a favor: “Más de mil argentinos mueren por año producto de conductores alcoholizados, uno de cada cuatro accidentes viales está asociado a esta problemática. Hoy estamos haciendo de la media sanción una realidad, pero falta avanzar como sociedad”.

Mirá también: La venta de pasajes se desplomó 40% en enero y golpea a Aerolíneas Argentinas

Por último, Ramiro Gutiérrez, del Frente de Todos, destacó: “Esta es una ley que construye derechos para las víctimas basada en evidencia y que tiene una finalidad clara y directa, mejorar la seguridad vial en Argentina, por eso retiramos el alcohol del volante de los argentinos”.

La actual Ley de Tránsito 24.449 establece, para cualquier tipo de vehículos, una tolerancia de hasta 500 miligramos (0,5 gramos) de alcohol por litro de sangre; para motocicletas o ciclomotores hasta 200 miligramos (0,2 gramos); y para transporte de pasajeros de menores de edad y de carga, alcohol cero.

La “tolerancia cero” con el alcohol ya se implementa en siete provincias y 13 localidades del país, donde se obtuvieron mejores resultados en términos de siniestros viales que con la normativa actual.

En tanto, en la provincia de Buenos Aires resta que la Cámara de Diputados apruebe la iniciativa impulsada por el gobernador Axel Kicillof, que ya recibió media sanción del Senado provincial a fines de octubre.